220 dólares al mes, lo que reciben los médicos cubanos en México

Médicos cubanos en México, quienes reciben solo 220 dólares de los 10.700 dólares que paga el gobierno mexicano a Cuba como promedio por cada médico y enfermero. (Reuters)

Cuba recibe el equivalente a 10.693 dólares por cada médico, bajo un contrato de 6.255.792 dólares, pagados por el INSABI.

Ciudad de México | DDC – De los 10.700 dólares que paga como promedio el Gobierno mexicano por cada uno de los 585 médicos y enfermeros cubanos que prestan servicio en la capital del país, La Habana solo les ha dado 660 dólares para tres meses (220 dólares por mes), revelaron a DIARIO DE CUBA una fuente de la brigada médica y otra cercana a esos profesionales.

La duración del contrato entre La Habana, el Instituto mexicano de Salud para el Bienestar (INSABI, nacional) y las secretarías de Salud y de Administración y Finanzas del Gobierno de la Ciudad de México no ha sido revelado. En una entrevista realizada el pasado 3 de junio, DIARIO DE CUBA solicitó una copia a la secretaria de Salud de la capital mexicana, Oliva López Arellano, pero aún no ha obtenido respuesta.

La funcionaria reveló que el contrato tiene un monto total de 6.255.792 dólares, pagados por el INSABI.

Ese dinero paga el trabajo de los médicos en hospitales que atienden a pacientes de Covid-19, pero también “capacitación, especialización (…) asesoría, investigación conjunta”, afirmó.

El hospedaje no entra en los gastos, pues de eso se encargan empresarios hoteleros mexicanos que han hecho “donaciones” para colaborar en la lucha contra la pandemia.

A los profesionales cubanos se les ha dicho que los 220 dólares que reciben son “para comida”.

De compras por un barrio peligroso

Las fuentes de DIARIO DE CUBA dijeron que los profesionales de la salud cubanos fueron llevados el pasado domingo, bajo vigilancia, a Tepito, un barrio con un alto índice delictivo conocido por su violencia, pero también por sus calles llenas de “tianguis” (mercadillos) donde se pueden adquirir todo tipo de artículos a bajo precio.

Tepito es una de las pocas zonas de Ciudad de México donde es posible comprar en medio de la pandemia y el peligro de contagio.

La exportación de servicios profesionales, fundamentalmente médicos, es una de las principales fuentes de ingreso del Gobierno cubano, que se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en concepto de salarios. En 2018 esta actividad generó ingresos por 6.400 millones de dólares a La Habana, muy por encima del turismo.

Además de tener que entregar como mínimo las tres cuartas partes de sus salarios, los profesionales de la salud cubanos enviados a misiones en el exterior son sometidos a una fuerte vigilancia y restricción de libertades fundamentales.

Estas condiciones han sido denunciadas por organizaciones defensoras de derechos humanos y la ONU ha advertido que podrían constituir formas de “trabajo forzoso” y “esclavitud moderna”.

A una pregunta sobre este tema, la secretaria de Salud de Ciudad de México contestó que los médicos cubanos están realizando “un trabajo voluntario”.

“Hay un reconocimiento del personal de salud en el mundo a estas brigadas que contribuyen a enfrentar epidemias y situaciones críticas en los países”, dijo López Arellano.

“Es un trabajo voluntario, es un trabajo profesional”, insistió.

El Gobierno cubano, por su parte, recibe el equivalente a 10.693 dólares por médico.

Aunque ha dado cobertura al trabajo de los médicos de la Isla en otros países, la prensa oficial cubana ha hablado poco sobre los médicos y enfermeros que comenzaron a ser enviados a México en abril pasado.

Además de los 585 profesionales que están en Ciudad de México, hay otros 180 en Veracruz, también por contrato con el Gobierno local.

Entretanto, en la Isla, el Gobierno cubano dio este lunes un recibimiento de héroes —con caravana por calles de La Habana incluida— a los profesionales de la salud que regresaron de Lombardía, Italia, uno de los lugares más golpeados por la pandemia en Europa.

La prensa oficial dedicó grandes espacios al regreso de esos 36 médicos, 15 enfermeros y un gerente de logística. Sin embargo, no ha preguntado cuánto ingresó el Gobierno con esta operación —además del rédito político— y cuánto llegó a los profesionales.