A casa, a hacer ‘teletrabajo’ o ‘interruptos’, el Gobierno cubano despacha a sus trabajadores

Jesús Otamendiz Campos, director de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. (AIN)

Díaz-Canel propone un “cambio de labor”, enviando a los “interruptos” a trabajos en la agricultura y la construcción, entre otros.

DDC | La grave crisis del combustible que afecta a Cuba ha obligado al Gobierno a enviar a sus casas a un número no informado de trabajadores estatales, lo mismo a seguir laborando por “teletrabajo” o como “interruptos”, en lo que presentó como una forma de “incentivar el ahorro y garantizar el dinamismo de la vida interna del país”.

Jesús Otamendiz Campos, director de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), explicó a la Agencia Cubana de Noticias que entre las alternativas reconocidas se encuentra el teletrabajo, una opción que cuenta con un respaldo en la Ley 116, del Código de Trabajo.

Señaló que la norma legal respalda esta modalidad a partir del contrato que se establece entre trabajador y empleador, el cual fija, entre otros aspectos, que el lugar desde el cual se realiza la actividad es acordado entre las partes.

Así, las autoridades quieren evitar el desplazamiento hasta el centro laboral y promover la reducción de gastos asociados a alimentación, transportación, electricidad, agua, entre otros servicios en los centros estatales.

Otamendiz dijo que la modalidad “puede realizarse a tiempo completo o parcial, y en todos los casos el salario se abona en correspondencia con la forma de pago que tiene establecida el trabajador por la labor que desempeña”.

“Estamos hablando ya no de horario de oficina sino de trabajo”, aclaró el director de Empleo del Ministerio. Subrayó que lo fundamental en este proceso es que los jefes de las entidades, de recursos humanos, e inmediatos superiores planifiquen y controlen bien.

Agregó que existen algunas actividades que se pueden realizar a domicilio y no requieren de las nuevas tecnologías. En la medida de lo posible estás también se pueden incorporar.

Lo primero es revisar el régimen de trabajo y descanso y evaluar cuál es la mejor solución, de manera que se puedan desplazar los horarios de entrada, salida o almuerzo, agregó.

El funcionario también recordó que la Ley prevé el proceso de interrupción laboral, en el cual durante el primer mes el trabajador percibe el 100% de su salario básico diario, pero después, según la Ley, las personas mantienen la relación laboral con la entidad sin percibir ingresos.

En este sentido, dijo que lo primero en un proceso de interrupción laboral es la reubicación, ya sea en la propia entidad o en algún puesto convenido con las direcciones municipales de Trabajo, todo ello en aras de brindar a las personas la posibilidad de incorporarse a otra actividad y recibir un salario por ello.

Al parecer, en esta cuestión hay centros laborales que no han procedido como tal. Lectores del sitio oficial Cubadebate, que reprodujo la entrevista de la ACN, se quejan al respecto.

“Creo que la aclaración ha llegado un poco tarde, mi madre trabaja en la empresa nacional de molinería de Cuba. Sin ningún análisis o alternativa previamente discutida con sus trabajadores la declararon interrupta. ¿Es ese el procedimiento? ¿O están violando lo que nos está diciendo el ministerio? Tenemos esa preocupación”, escribió una usuaria.

A la agricultura y la construcción

Esta semana, Miguel Díaz-Canel, en una parada de su gira por el oriente del país para analizar con los gobiernos provinciales la marcha de las medidas tomadas por su gabinete ante la declarada “situación coyuntural” propuso enviar a los empleados declarados interruptos a la agricultura y la construcción.

“Es cierto que se han parado y ralentizado actividades, pero tenemos que desechar que el concepto sea mandar a la gente a la casa como interrupto. Hay que funcionar con el concepto de cambio de labor y donde quede fuerza de trabajo disponible, hay que llevarlos (a los trabajadores) a otros lugares”, aseguró en una intervención retransmitida en el Noticiero Estelar de televisión cubana.

“Ahora hay mucho que cultivar y como vamos a tener menos maquinaria, hay que hacerlo por métodos más manuales. Hay mucho que limpiar” (…) Hay recursos que están para construir viviendas, que no dependen del combustible, donde la gente puede estar participando”, sostuvo.

El gobernante dijo que se iban a mantener las afectaciones en el combustible y no descartó que se registraran nuevos apagones.

“Vamos a tener afectaciones y situaciones complejas en el combustible. Estamos tratando de evitar el apagón, pero puede haber alguno que tendrá que ser programado y alertado con anterioridad a la población”, afirmó.

En Pinar del Río, el Consejo Energético Municipal en Minas de Matahambre determinó que un edificio familiar del Micro Distrito Roberto Amarán Mamposo (La Sabana) se apague cada noche durante una hora en el horario de mayor consumo eléctrico. La comunidad tiene 36 inmuebles multifamiliares de este tipo.

Según recogió la edición digital de Radio Minas, el edificio 16 decidió ser el primero.

Juan López García, presidente del consejo popular La Sabana, dijo que los delegados de las circunscripciones y presidentes de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR, controlados por el Partido Comunista) estuvieron de acuerdo en continuar con la tarea, “a través de un cronograma organizado que garantice el éxito de la acción”.

La crisis energética por la que atraviesa Cuba está muy visible en las calles: además del caos en las paradas de ómnibus, colas de carros se extienden varias cuadras y obligan a la gente a esperar hasta cinco horas para cargar combustible.