Abogado de Cubalex preso recibe pase tras acción diplomática de EEUU

Campaña #FreeToBeHome que impulsa Estados Unidos a favor de la liberación presos políticos en varios sitios del mundo.

Julio Ferrer Tamayo dijo que el pase que le han concedido hasta el jueves para visitar su casa le corresponde.

Tomás Cardoso | www.martinoticias.com – El abogado y disidente cubano Julio Ferrer Tamayo, detenido hace tres meses por su labor en el Centro de Información Legal (Cubalex, agradeció el martes la campaña estadounidense #FreeToBeHome que impulsa Estados Unidos a favor de la liberación presos políticos en varios sitios del mundo.

Ferrer Tamayo fue mencionado el lunes en la cuenta de Twitter de la representante de Estados Unidos en la Organización de Naciones Unidas, Samantha Power, quien hizo público elementos del caso y pidió su liberación.

El disidente está detenido desde el 23 de septiembre, en medio de un operativo policial contra la sede de la consultoría jurídica independiente Cubalex.

“Estoy muy agradecido a todos los que están abogando por mi liberación”, dijo al programa Cuba Al Día, de Radio Martí.

“Pienso que se han sumado a una causa justa”, agregó Ferrer Tamayo, quien está en su casa en virtud de un pase que le han otorgado las autoridades de la prisión 1580, en Guanabacoa.

El texto de Power expresó: “Pedimos al Gobierno de Cuba que libere a Julio Alfredo Ferrer Tamayo inmediatamente, para que pueda estar con su familia y brindar asistencia legal al pueblo cubano”.

Pese a que la medida que le permitió estar en casa hasta el jueves llegó después de la acción diplomática estadounidense, el abogado consideró que no guardan relación.

“Estoy cumpliendo una sanción de tres años de privación de libertad, en un régimen de mínima seguridad, mucho más abierto, que establece un pase al hogar a los 60 días de permanecer esta área”, explicó.

También comentó que para llevarlo a prisión las autoridades unieron una condena de tres años de privación de libertad por alegada falsificación de documentos con otra de seis meses por desacato que ya cumplió.

“En caso de que la falsificación fuera cierta, yo no tengo conducta social que amerite imponerme una sanción que sea privativa de libertad”, expresó.

Ferrer Tamayo comentó también que autoridades de prisiones que reconocen arbitrariedades en el proceso han instado a su hija a continuar reclamando por su liberación.

“Ellos no acaban de dar solución a mi situación, permanezco ahí siendo objeto de una sanción ilegal”, concluyó Ferrer Tamayo, quien deberá retornar el próximo jueves a prisión.