Acuerdo entre gobierno y camioneros de Brasil

Camioneros durante la huelga en Brasilia. (CNN)

El presidente de Brasil, Michel Temer, anunció este lunes 28 de mayo que cederá a las demandas de los camioneros

(CNN) – El presidente de Brasil, Michel Temer, anunció este lunes 28 de mayo que cederá a las demandas de los camioneros después de una huelga de una semana que ha paralizado gran parte del país.

Los camioneros enfadados con el aumento en los precios del combustible bloquearon las principales carreteras en todo Brasil desde el 21 de mayo, impidiendo la entrega de productos a los supermercados y los combustibles a las estaciones de servicio.

Citando preocupaciones sobre la falta de medicinas y productos básicos, el presidente Michel Temer dijo el domingo que su gobierno subsidiará el costo del diésel durante los próximos 60 días, eximirá a los camiones vacíos de los peajes e introducirá una tarifa mínima de carga para los camioneros.

Temer dijo que los precios del diesel en los surtidores se reducirían a 0,46 reales por litro (aproximadamente 0,13 dólares) para los próximos dos meses. Dijo que los precios aumentarían solo una vez al mes después de eso. Los precios habían subido a 3,6 reales (0,98 dólares) por litro antes de la huelga, con cinco aumentos en la semana antes de que los camioneros tomaran medidas.

El gobierno pagaría a la petrolera estatal Petrobras la diferencia de precio, dijo Temer en un discurso televisado desde el palacio presidencial en Brasilia.

La Asociación Brasileña de Camioneros (Abcam) consideró el acuerdo firmado como una victoria pero pidió al gobierno que encontrara “soluciones para que esa reducción sea permanente”, informó en una nota, según reportó Agencia Brasil. La asociación pidió a los camioneros que volvieran a su trabajo.

“Nuestra manifestación fue única, como nunca ocurrió en la historia. Seremos recordados como aquellos que no cedieron ante las negativas del gobierno y la presión de los empresarios del sector. Tendremos el reconocimiento de nuestra profesión, de que nuestro trabajo es primordial para el desarrollo de este país. Vuelvan con la sensación de misión cumplida, pero recordando que la lucha no termina aquí”, dijo Abcam.

Negociaciones

El jueves parecía que la huelga se acercaba a su fin después de que el gobierno del país dijera que había llegado a un acuerdo con los sindicatos de camioneros para eliminar algunos impuestos en el diésel, mientras que Petrobras accedió a bajar el precio un 10%.

Pero los conductores de camiones continuaron bloqueando carreteras, diciendo que no se moverían hasta que el Congreso de Brasil hubiera aprobado los cambios en los impuestos. Temer, posteriormente, anunció que las Fuerzas Armadas se desplegarían para limpiar los espacios bloqueados.

El gobierno dijo que sus fuerzas de seguridad estaban escoltando camiones de combustible a infraestructuras clave, como hospitales.

“Entendemos las dificultades que enfrentan los camioneros en su trabajo, pero estábamos cada vez más preocupados por lo que estaba pasando en el sector de salud. Recibimos comunicados increíblemente preocupantes sobre la falta de medicinas y bienes básicos”, dijo Temer el domingo.

Las medidas anunciadas por el presidente el domingo fuero publicadas en el Boletín Oficial del gobierno.

Según el portal web G1, este fue uno de los prerrequisitos hechos por los sindicatos de camioneros para terminar con la huelga.

“Si está en el Boletín Oficial, nuestra recomendación es que se acepten las concesiones”, le dijo a G1 el presidente de la Unión Autónoma de Transportistas de Carga (Sinditac), Carlos Alberto Dahmer.

El ministro de Asuntos Políticos, Carlos Marun, dijo que subsidiar el diésel costaría al gobierno federal hasta 10.000 millones de reales (aproximadamente 2.700 millones de dólares).

Un país paralizado

La huelga hizo mucho daño en la economía de Brasil, con Sao Paulo, la mayor ciudad del país y centro financiero, declarando estado de emergencia el viernes.

Muchas de las gasolineras de la ciudad no tenían gasolina el fin de semana y había largas colas en las otras, contó la periodista Shasta Darlington desde Sao Paulo el viernes en el programa “Quest Means Business” de CNN.

La ciudad recortó sus servicios de autobús a la mitad el sábado y tenía previsto paralizarlos por completo el lunes por la noche después de que acaban sus reservas de combustible, dijo un vocero del ayuntamiento. La recogida de basura en la ciudad también se suspendió.

Gobiernos locales de otras muchas ciudades redujeron el transporte público para ahorrar en combustible. En Río de Janeiro, menos de un cuarto del servicio normal de autobús funcionaba el sábado, dijo un funcionario de la urbe. La comida en escuelas públicas solo estaba garantizada hasta el lunes, según el Ayuntamiento de Río.

Al mismo tiempo, ocho aeropuertos gestionados por la autoridad estatal de aeropuertos Infraero estaban sin fuel el sábado en la tarde, dijo la operadora en un comunicado.

Los hospitales operaban con inventario limitado y hasta el sábado solo seis tenían suministros adecuados para garantizar la atención médica durante cuatro días, dijo Marun, según un comunicado del gobierno.

Marun dijo que el presidente estaba preocupado por la posibilidad de perder vidas y que el gobierno estaba “doblando la aplicación de multas a los camioneros con carga médica”.

Los precios de la gasolina

En 2016, Petrobras anunció que cambiaría su política de precios y ajustaría el precio de la gasolina y el diésel según el mercado global. Los precios del crudo han subido este año, lo que ha impactado en los consumidores en los surtidores.

El Sindicato Federal de Gasolina de Brasil culpó del incremento de los precios a las medidas tomadas por el gobierno que animaban a “desmantelar Petrobras”.

El bloqueo llega meses antes de las elecciones presidenciales, previstas para octubre. Temer reemplazó a Dilma Rousseff como presidente de Brasil después de un juicio político en 2016.

Una encuesta de Datafohla en abril sugería que el 70% de los encuestados no aprobaba al gobierno de Temer y que solo el 6% aprobaba su liderazgo.

Temer ha dicho ya que no se presentará a la reelección. Un número de candidatos presidenciales, tanto de la derecha como de la izquierda, se han pronunciado para apoyar la huelga de camioneros.

La periodista Marcia Reverdosa reportó desde Sao Paulo, Flora Charner desde Atlanta (EE.UU.) y Susannag Cullinane lo hizo desde Auckland, Nueva Zelandia.