ASIC: Reconocimiento al más alto nivel sindical

LA HABANA, Cuba | Víctor Manuel Domínguez | Cuba Sindical Press – El Movimiento Sindical Independiente de Cuba, gana espacios y  consolida su credibilidad  como interlocutor en defensa de los derechos  de los trabajadores tanto por la veracidad de sus informes sobre violaciones sindicales y laborales, como por la constancia de su desempeño ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), pese a las descalificaciones a que es sometido en la isla.

El reconocimiento formal mostrado por el Comité de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones (CEACR), al recoger en su informe ante la 106ª Conferencia Internacional del Trabajo –celebrada en Ginebra del 6 al 15 del presente mes– las observaciones realizadas por la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), valida lo antes dicho sobre esta organización.

Si a esto le añadimos que las observaciones sobre la violación del derecho a la libre sindicalización en Cuba se aceptaron fuera del ciclo normal que establece por cada país el referido Comité, se nota la confianza en lo informado por la ASIC y la preocupación por la vigencia real de los derechos fundamentales, más allá de todos los cambios nominales implementados en la legislación y el discurso oficial de las autoridades gubernamentales cubanas

Pero esta credibilidad obtenida al más alto nivel del escenario mundial de donde dimanan los convenios y resoluciones, se debaten, enjuician y recomiendan las diferentes resoluciones a los países miembros por parte de los diversos comités  que integran la OIT, no es circunstancial, forzada ni gratuita.

Este reconocimiento es fruto del trabajo de un movimiento que aún bajo las peores circunstancias creadas por las autoridades cubanas, como persecución, arrestos, golpizas y encarcelamientos, no cesan en su labor de denunciar ante la OIT, las sistemáticas violaciones de los derechos fundamentales en Cuba

Muestra de la constancia en el desempeño de sus funciones, y que por la importancia del resultado se convirtió en un hito dentro de su labor, lo fue  haber logrado la admisión de un caso ante el Comité de Libertad Sindical,  distinguido con el expediente 3271 y admitido el 21 de diciembre de 2016, hecho que lo reconoció como  una fuente legítima y creíble ante la OIT.

La relevancia de la aceptación del Caso 32 71 radica en que es la primera vez que a una organización autónoma independiente de Cuba le es aceptado un caso en esta instancia, lo que marca un verdadero hito en las relaciones del sindicalismo no oficial con la organización Internacional del Trabajo (OIT).

La última vez que fue admitido un caso en esa instancia relacionado con Cuba fue en abril de 2003, presentado por la entonces Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), y antes de este caso, sólo en los años 1994 y 1998, y siempre por organismos sindicales internacionales.

Otra de las evidencias del desarrollo y consolidación en múltiples foros síndico-laborales del movimiento sindical independiente cubano, desde que el Grupo Internacional por la Responsabilidad Social Corporativa de Cuba (GIRSCC), asumió la representatividad de la organización, fue la invitación a la constitución de la Alternativa Democrática Sindical de las Américas (ADS).

En este foro, celebrado entre los días 16 y 21 de abril 2017, en Bogotá, Colombia, al que asistieron delegados de 25 organizaciones obreras de 13 países de América Latina y el Caribe que representan los intereses de 20 millones de afiliados, la delegación de la ASIC logró una inédita condena bajo el nombre Resolución Número 11, Democracia y paz en Cuba.

Entre los considerandos incluidos en la Resolución, “El derecho del pueblo cubano a vivir en libertad, democracia y con plena vigencia de los derechos humanos y laborales fundamentales”, reafirma el consenso general entre muchos movimientos obreros, de que en la isla comunista existe una dictadura

Otro de los considerandos que demuestra el alcance socio laborales de la condena, es el que  refiere “Que la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), es un departamento estructural del Partido Comunista junto a los 18 sindicatos por rama de ocupación a cuya afiliación se les obliga compulsivamente a los trabajadores, descontándoles de su salario la cotización sindical e incluso un día laboral para financiar las milicias, organismo paramilitar de represión.

Asimismo, los que señalan “El derecho a huelga está prohibido por ley, y la negociación colectiva es un instrumento de control social tutelado por el régimen a través de la CTC”, o : Las empresas de capital mixto o de inversión extranjera no aplican la libre contratación ni realizan el pago del salario  de forma directa, denuncian y confirman las violaciones de lo establecido por la OIT

Uno de los considerandos más importantes es el que remarca que por décadas todos los organismos de la OIT y el Comité de Libertad Sindical de su Consejo de Administración, han urgido al gobierno de Cuba que cese la violación de los convenios básicos a los cuales está obligada, lo que demuestra la intensa labor y logros del movimiento sindical independiente de Cuba.

Los diversos logros alcanzados por el movimiento sindical independiente de Cuba en las varias décadas que, sin reconocimiento oficial, diezmado por la represión, apartado de múltiples eventos por la presión y el chantaje ejercidos por el gobierno cubano y la CTC ante organizaciones sindicales regionales y líderes aliados  con el régimen, resumen un trabajo de alto valor socio laboral.

Pese a todas estas contrariedades, lograr que en todo este tiempo su voz se escuche en diversos foros y haya generado condenas, señalamientos y recomendaciones al régimen cubano por la violatoria práctica en el ámbito socio laboral y sindical; la aceptación de las observaciones de la ASIC como a un interlocutor legítimo y creíble en la 106ª conferencia internacional de la OIT, demuestra que tanto esfuerzo no ha sido en vano y que vamos por más.

Gracias a la constante ayuda y representatividad del GIRSCC en su incansable apoyo en defensa de los trabajadores cubanos; al sacrificio de tantos líderes y activistas que han integrado el movimiento sindical cubano en diversas etapas, el rol de marioneta que juega la CTC está llegando a su fin, con el activo papel de la ASIC contra las violaciones socio laborales y sindicales en Cuba.