Cámara de Representantes pide a las aerolíneas de EEUU divulgar sus contratos con La Habana

Trabajadores del aeropuerto reciben el vuelo 387 de JetBlue con una bandera de los Estados Unidos y una bandera nacional cubana, en la pista del aeropuerto de Santa Clara, Cuba, el miércoles, agosto. 31, 2016. (AP)

El proyecto busca, entre otras cosas, visibilidad sobre los empleados contratados en Cuba, cómo son seleccionados y cuánto les pagan.

Washington | La Cámara de Representantes de EEUU aprobó este lunes un proyecto de ley para impulsar la seguridad aeroportuaria en Cuba, donde los vuelos comerciales de EEUU han estado aterrizando durante más de un año, informa The Hill.

Los legisladores aprobaron mediante votación oral este proyecto que requeriría que la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) evalúe cada uno de los diez aeropuertos internacionales de la Isla e informe al Congreso al respecto.

La medida de la Cámara también precisa que las aerolíneas estadounidenses divulguen públicamente cualquier contrato con entidades controladas por el Gobierno cubano para contratar a sus empleados y realizar operaciones aéreas en el territorio nacional.

El año pasado, mientras EEUU se preparaba para reanudar el servicio aéreo comercial hacia Cuba después de más de 50 años, algunos legisladores intentaron detener los vuelos entre ambos países hasta que se implementaran nuevas medidas de seguridad en las terminales cubanas.

Sin embargo, casi un año después de la reapertura del servicio, los mismos legisladores echaron atrás algunas cuestiones de aquel primer plan presentado.

“Este es un proyecto de ley muy diferente al que se presentó la última vez”, aseguró John Katko (republicano, por Nueva York).

Katko, presidente del Subcomité para el Transporte del Comité de Seguridad Interna de la Cámara, señaló que espera “que este proyecto de ley sea entregado al escritorio del presidente para su firma, porque no nos gusta jugar con temas de seguridad nacional”.

La nueva iniciativa legislativa de Katko requeriría a las aerolíneas estadounidenses que operan itinerarios hacia la Isla que hicieran públicos sus contratos con La Habana. Algunas de estas compañías pagan a una agencia controlada por el Gobierno cubano para que se encargue, con sus propios empleados, de sus operaciones en tierra.

Katko, presidente del Subcomité para el Transporte del Comité de Seguridad Interna de la Cámara, consideró que “es un paso importante, dada la amenaza potencial de acceso a información privilegiada por parte de esos trabajadores”.

“Las aerolíneas no tienen visibilidad sobre quiénes son estos empleados, cómo son seleccionados y cuánto se les paga”, dijo Katko.

The Hill recordó que La Habana negó la entrada a la Isla a una delegación de legisladores, que incluyó a Katko, para inspeccionar ellos mismos los aeropuertos.

Esta legislación no detendría los vuelos comerciales a Cuba, que comenzaron bajo la Administración Obama.