Campesinos cubanos no esperan cambios reales con reforma constitucional

El cambio constitucional que permite la propiedad privada de la tierra todavía necesita pasar un referéndum en los próximos meses.

RM | La decisión del régimen comunista de Cuba de cambiar su constitución y permitir presuntamente la propiedad privada ha sido minimizada por los pequeños agricultores, que aseguran que esa isla nunca se alimentará a sí misma sin una reforma mucho más amplia y profunda de la agricultura estatal.

Los economistas esperarían que los agricultores acogieran con beneplácito el cambio hacia la propiedad privada después de décadas de control gubernamental estricto, pero los economistas parecen no darse cuenta de lo que los agricultores perciben, y es que esas reformas se quedan a la mitad.

Con 30 hectáreas de guayabos bien mantenidos, plantas de camote y corrales de concreto, Alexei Gonzales tiene un profundo deseo de comprar las tierras de cultivo que actualmente alquila del Estado comunista.

​Pero una red compleja de burocracia, ya sea controles de divisas, escasez de combustible o falta de crédito privado, lo que significa que Gonzales y otros seis agricultores que hablaron con la Fundación Thomson Reuters no esperan cosechar grandes ganancias de poseer su propia tierra.

“Facilitar la compra de tierras en realidad no cambiará mucho si no puedo obtener diesel”, dijo Gonzales, de 41 años, señalando un tractor de fabricación soviética. “Ellos (los legisladores controlados por el Partido Comunista) dan muchos discursos pero nada cambia…Toda mi vida he estado trabajando en este mundo, y no tengo nada que mostrar”.

El 22 de julio, el gobierno de Cuba votó a favor de un proyecto de nueva Constitución que incluye el derecho a poseer propiedad privada.

A pesar del rico suelo y el 20 por ciento de su población que trabaja en la agricultura, Cuba importa más del 60 por ciento de sus alimentos, a un costo anual de alrededor de $ 2 mil millones, muestra de la ineficacia del socialismo.

Los cubanos, que en promedio ganan alrededor de $ 30 por mes, reciben un paquete mensual de alimentos racionados, que incluye crustáceos, frijoles, huevos y leche para niños pequeños, cuando vienen a la bodega pero que, comoquiera, no alcanzan para una mínima alimentación.

Para compensar el déficit en las tiendas estatales, se alentó a los cubanos a cultivar jardines urbanos o cultivar pequeñas parcelas de tierra para el consumo personal, o criar puercos en bañeras en el interior de las casas.

Hoy en día, los cubanos pueden teóricamente comprar alimentos en los puestos del mercado, pero los trabajadores que ganan el salario mínimo del gobierno no pueden permitirse el banano, el plátano y el cerdo vendido en el sector privado.

El cambio constitucional que permite la propiedad privada de la tierra todavía necesita pasar un referéndum, que se llevará a cabo en los próximos meses, así que está por ver qué pasa y si no se trata, como tantas otras veces, de pura retórica. El borrador del documento se someterá a consultas públicas y el documento final, que podría incluir cambios, se someterá luego a un referéndum nacional pero, al final, quién decide según la propia constitución es el Partido Comunista.

Las reformas, de aprobarse, ayudarán a la producción de alimentos, pero las leyes de propiedad privada por sí solas no darán un aumento sustancial a la producción agrícola, dijo Mario Gonzalez-Corzo, profesor de economía en City University of New York, cuya familia posee granjas en Cuba.

En otros países, los agricultores pueden usar sus tierras como garantía para préstamos y para comprar equipos, semillas o fertilizantes.

“La propiedad privada no significa que se puede usar la tierra como garantía: en Cuba no existe un banco privado”, dijo González-Corzo, por lo que las reformas no facilitarán que los agricultores compren el combustible o fertilizante que ansían.

Los controles de precios sobre cuánto obtienen los agricultores por sus productos y otras reglas estrictas agravan las ineficiencias, agregó.
“El gobierno tiene un control excesivo sobre la agricultura, lo que crea distorsiones masivas”.

Yasmany Falcon Bacallao cultiva 26 hectáreas en Matanzas, la segunda provincia más grande de Cuba y hogar del punto de acceso turístico de Varadero, él apoya las reformas de la propiedad privada, inclusive el capitalismo, pero no es optimista que haya interés gubernamental en cambiar la realidad diaria en los campos con reformas reales.

Bacallao vende la mayor parte de sus productos a una agencia gubernamental, “pero a menudo ni siquiera tienen cajas para los mangos cuando llegan, así que no puedo vender nada”, dijo el hombre de 37 años.

La Asociación Nacional de Pequeños Agricultores de Cuba, un organismo relacionado con el gobierno responsable de la agricultura, rechazó solicitudes de entrevistas o información adicional sobre los cambios.

(Chris Arsenault/Thomson Reuters Foundation)