China utiliza el proceso de visado para intimidar a la prensa extranjera

La FCCC documentó nueve casos de expulsión y no renovación de visados desde que Xi Jinping tomó el poder en 2013

Taipéi |Iris Hsu – Las condiciones para los corresponsales extranjeros en China se deterioraron en 2019, según la encuesta anual del Club de Corresponsales Extranjeros de China (FCCC, por su siglas en inglés). El informe, publicado hoy, señaló que por segundo año ninguno de los encuestados dio una respuesta positiva cuando se les preguntó si las condiciones habían mejorado.

El informe, “Control, Detener, Eliminar: Informar en China bajo amenaza de expulsión“, encontró que las autoridades chinas utilizan cada vez más la amenaza de expulsión y la denegación de visados para tomar represalias y advertir contra la cobertura crítica del extranjero; convocar a los periodistas a reuniones con funcionarios y acosar a los ciudadanos chinos que trabajan para la prensa extranjera. El informe se basa en las respuestas de 114 de los miembros del club.

La FCCC documentó nueve casos de expulsión y no renovación de visados desde que Xi Jinping tomó el poder en 2013 y advirtió contra un posible aumento de la práctica. En 2019, más periodistas recibieron visas de corto plazo, válidas por seis meses o menos, y a principios de 2020 dos corresponsales recibieron credenciales de sólo un mes, según la encuesta.

El informe documentó cómo los funcionarios convocaban a los periodistas a reuniones para informar sobre cuestiones delicadas y les decían explícitamente que cruzar “líneas rojas” tendría “consecuencias no deseadas”. Las autoridades también advirtieron a la gente que no hablara con los medios de comunicación extranjeros, lo que ha llevado a las fuentes a rechazar o cancelar las entrevistas.

Otras cuestiones señaladas en el informe incluyen la interferencia del gobierno, el acoso y la violencia. Más de la mitad de los corresponsales extranjeros que respondieron a la encuesta dijeron que la policía u otros funcionarios los habían obstruido al menos una vez en 2019.

Los encuestados dijeron que los colegas chinos soportaron amenazas a familiares, visitas a domicilio, llamadas de la policía y coacción para informar sobre el trabajo de los corresponsales.

En el informe se constató que las autoridades chinas también aumentaron la capacidad tecnológica contra el uso de las redes privadas virtuales (VPN), que permiten a los periodistas burlar el cortafuegos del país para acceder a contenidos y sitios web censurados.

Los periodistas internacionales que viajaron a Xinjiang, donde China está acusada de encarcelar a un gran número de la población uigur, dijeron que la policía y los funcionarios locales les dijeron que la información en la región estaba restringida. El informe señaló que el 65% de los periodistas que viajaron a Xinjiang en 2019 no pudieron entrar en los lugares debido a lo que muchos dijeron que creían ser accidentes de tráfico escenificados o bloqueos de carreteras.

Algunos periodistas con base en el continente que viajaron a Hong Kong para informar sobre las protestas que duraron meses fueron detenidos y registrados en los servicios de inmigración o de seguridad fronteriza. Una periodista dijo que los agentes de seguridad la interrogaron durante horas y revisaron sus teléfonos y su computadora portátil en busca de fotografías.

Las historias sobre Xi Jinping también suscitaron fuertes respuestas de las autoridades chinas. Se pidió a por lo menos tres medios de comunicación extranjeros que retiraran los artículos sobre Xi o que dejaran de referirse a Xi en sus reportajes, según el informe. También se documentaron casos de diplomáticos chinos en el extranjero que trataban de influir en los medios de comunicación locales.

El informe completo puede verse aquí.

Iris Hsu es la corresponsal del CPJ en China. Antes de unirse al CPJ, Hsu hizo una pasantía en Human Rights Watch, el Centro de Control de Armas y No-proliferación, y el Consejo Atlántico. Hsu obtuvo su maestría en asuntos internacionales en la American University. Habla mandarín y francés y vive en Taipei.

Tags