Creciente participación de feligreses en La Habana durante Semana Santa

Feligreses se reúnen en La Habana para celebrar el Domingo de Ramos. (F/Manuel Guerra)

LA HABANA, Cuba Manuel Guerra Pérez | Sindical Press (www.cubasindical.org) –  La tradicional semana en que se conmemora La Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo fue celebrada este año por un creciente número de habitantes en Cuba, según informaron varios líderes cristianos en La Habana.

Las disímiles denominaciones cristianas, como los Testigos de Jehová, protestantes y  católicos, reportaron en la capital cifras históricas de participación en sus iglesias durante estas fechas. Sin embargo, ningún medio oficial informó sobre las diferentes procesiones de las diversas iglesias en la Isla.

En una eucaristía realizada el pasado Domingo de Ramos, el sacerdote de una pequeña iglesia católica en la barriada de Mantilla comentó que “aunque los medios informativos no hayan resaltado tan notable fecha es impresionante ver que tantas personas que no son habituales asistiendo a la iglesia hayan acudido al templo buscando amor, compresión y paz”.

En una Iglesia Evangélica Metodista ubicada en el municipio Vedado, la participación de feligreses en la Misa de Resurrección fue, según resaltó el pastor Lester Fernández, notable, con cerca de 1 200 personas reunidas para la celebración.

Iglesia Iglesia Evangélica Metodista en La Habana, durante la Misa de Resucción. (F/Manuel Guerra)

Por otra parte, en el municipio de Arroyo Naranjo unos 2 000 testigo de Jehová estuvieron reunidos por esas fechas, según declaró Rosalba Castellano, devota de esa religión. Como les tienen prohibido tener templos se reúnen en fincas y locales particulares.

 

“Ha sido muy positivo que muchos hayan venido en una época tan difícil, donde la degradación humana toca a casi todos”, alegó.

La sociedad cubana tiene una amplia y diversa comunidad religiosa, esta abarca a católicos, protestantes de diversas denominaciones, testigos de Jehová, practicantes de la fe yoruba y hasta musulmanes.

Los principales medios informativos (en poder del Estado) de radio y televisión no dieron ninguna información sobre el tradicional acontecimiento que fue celebrado a nivel global por más de dos billones de personas.

El gobierno, a pesar de que en los últimos años ha querido aparentar una supuesta tolerancia hacia las prácticas religiosas, continúa manteniendo una postura de recelo hacia todas las religiones en Cuba. No dar a conocer y divulgar tan significativa fecha es una muestra clara de ello.