El régimen impide una reunión de sindicalistas que buscan crear sindical independiente

Varios activistas fueron detenidos, otros sitiados en sus casas y alguno incluso habría desaparecido

DDC | La Habana | 20 de Septiembre (www.diariodecuba.com) – El portavoz de la Coalición Sindical Independiente, Iván Hernández Carrillo, denunció que la Seguridad del Estado desplegó este martes un operativo policial para frustrar una reunión de varios sindicalistas que buscaba unificar las tres organizaciones sindicales históricas de la Isla.

“Teníamos organizada una reunión para ultimar detalles”, dijo Hernández Carrillo en declaraciones a DIARIO DE CUBA.

Sin embargo, el encuentro no se pudo celebrar ya que varios activistas fueron detenidos, otros sitiados en sus casas y amenazados y alguno incluso habría desaparecido, señaló el sindicalista.

Entre los detenidos, se encontraba Ariadna Mena Rubio, mientras que otra activista, Aimé Cabrera, “fue amenazada de ser arrestada si salía de su casa”.

Por otro lado, se desconoce la situación de tres activistas convocados a la reunión. “Sus móviles están apagados o fuera del área de cobertura, lo que indicaría que pudieron haber sido detenidos, pero no está confirmado”, precisó Hernández Carrillo.

En el caso de Ariadna Mena, añadió el activista, “sus familiares no saben a dónde la han conducido. Fue interceptada tras dejar a sus hijas en la escuela”. También fue detenido durante cuatro horas el sindicalista Alejandro Sánchez.

Asimismo, el local donde se iba a celebrar la reunión se encontraba rodeado por efectivos de la policía política vestidos de civil.

Hernández Carrillo dijo que, por su parte, pudo escapar del cerco que le habían puesto en Matanzas.

El sindicalista lamentó que la Seguridad del Estado frustrara una reunión cuyo propósito era “unir las tres organizaciones sindicales y hacer más fuerte, sólido y unido el trabajo sindical dentro de Cuba”.

Esta unidad, añadió, “tiene la intención de aunar fuerzas para lograr lo que estamos buscando, cambios de verdad dentro de la nación cubana, que conlleven a un Estado de derecho, donde todos los trabajadores tengan sus derechos y el derecho a sindicarse libremente”.

“La policía política —dijo Hernández—insiste que no va a permitir que esto ocurra. Nosotros vamos a trabajar para que nuestro objetivo se cumpla”.