El régimen multa con 2.000 pesos al Proyecto Capitán Tondique, que reparte comida a los necesitados

Proyecto Capitán Tondique.

A pesar de la represión y la vigilancia del régimen, el Proyecto Capitán Tondique ha estado ayudando a personas necesitadas.

DDC | Matanzas – Los activistas del proyecto humanitario Capitán Tondique, la Dama de Blanco Caridad Burnate y Francisco Rangel, pagaron este lunes 2.000 pesos al régimen por una multa por el supuesto delito de “propagación de epidemia”, denunciaron ambos a DIARIO DE CUBA.

“Nos citaron a Francisco y a mí para el viernes 19 en la policía de Colón. Allí me dijeron que me ponían una multa de 1.000 pesos a mí y otra a Francisco, y que si no pagábamos teníamos que comparecer ante la Fiscalía. Yo les pregunté que a qué se debía ese cargo de ‘propagación de epidemia’ y los policías me dijeron que ellos no sabían nada de eso, que teníamos que ir hasta Matanzas para preguntar”, explicó a DDC Burunate.

Asimismo, la Dama de Blanco sostuvo que pidió una explicación, “pero nada. Ellos imponen las leyes y ya. La multa es por los registros que nos hicieron en abril pasado en los que nos robaron un saco de arroz. No sé qué epidemia encontraron en un saco de arroz”.

Por su parte, Francisco Rangel explicó a este diario que las multas habían sido pagadas en la mañana de este lunes y que en la tarde se dirigía a la estación policial a “hacer una reclamación en la carpeta. Sabemos que ellos siempre ganan, pero lo hacemos para que el mundo vea que ellos (las autoridades del régimen) no cumplen ni con sus propias leyes”.

“Este es un mecanismo más de represión contra nosotros, los activistas: nos roban el dinero a mansalva. Nuestro trabajo no es un capricho, ni lo hacemos para lucrar. Es una cuestión de humanidad y mientras podamos les llevaremos comida a todos los necesitados que podamos”, concluyó Rangel.

A pesar de la represión y la vigilancia del régimen, el Proyecto Capitán Tondique ha estado entregando comida semanalmente a personas necesitadas en Colón, Matanzas.

En agosto, la Seguridad del Estado “robó” las cajitas de comida que estaban distribuyendo los activistas de Capitán Tondique en las calles de Colón, Matanzas, a las personas más necesitadas.

Los activistas que reparten la comida, además, han sufrido varias detenciones por realizar esta labor.

El Proyecto Capitán Tondique después de dar comida durante cuatro años y dos meses a los necesitados en Colón en su sede, la casa de la Dama de Blanco Caridad Burunate, desde el verano pasado tuvo que salir a la calle para poder continuar con su labor humanitaria.

En julio Vivienda amenazó a los dueños de la sede de Capitán Tondique con decomisarles el inmueble.

El pasado 27 de abril el Proyecto Capitán Tondique celebró en las calles sus cuatro años de creado. Días antes sufrió un operativo por fuerzas de la Policía y de la Seguridad del Estado durante el cual fueron incautados ocho bancos, cubiertos, manteles, maderas, sacos de carbón, hornillas, entre otros recursos.

Anteriormente, varios inspectores de Higiene y Epidemiología visitaron las viviendas de los gestores de la iniciativa bajo órdenes de la Seguridad del Estado. Previamente varias personas que acudían los jueves a alimentarse en la mesa de Tondique fueron “visitados para realizarles análisis y atemorizarles”.

El comedor social, a donde acudían mendigos, ancianos, discapacitados y casos sociales, funcionaba en la vivienda de Caridad Burunate, sita en Calle Mesa esquina Pedro Betancourt, en Colón, una vez a la semana, casi siempre los jueves.