Exigen el cese de la política antisindical de las autoridades cubanas

La Habana, Cuba | Cuba Sindical Press – La decisión del Comité de Libertad Sindical (CLS) de solicitar al Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) pedir al gobierno cubano el reconocimiento de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), -entre otras recomendaciones surgidas del Caso 3271 que recoge las denuncias formuladas por los sindicalistas independientes cubanos ante el seno de esa organización- es un hecho.

Ante el reiterado alegato de la Asic de que sus líderes y activistas son víctimas de ataques, hostigamiento y persecuciones con detenciones, agresiones y despidos, entre otros actos de discriminación e injerencia antisindical por parte de autoridades públicas, así como el reconocimiento oficial de una única central sindical controlada por el Estado e inexistencia de negociación colectiva y del derecho de huelga, se tomó esta trascendental decisión.

Asimismo, el Comité pide al gobierno cubano que, a la luz de las decisiones en aplicación de los principios de la libertad sindical mencionados en sus conclusiones, garantice que se realice una investigación de todos los alegatos de ataques y otras modalidades de discriminación antisindical planteados en las quejas, que de verificarse su realización se impongan las sanciones disuasorias y medidas compensatorias correspondientes.

También pide al gobierno que brinde informaciones detalladas al respecto y sobre el resultado (con copia de las decisiones o sentencias) de todo procedimiento administrativo o judicial llevado a cabo en relación a los alegatos, incluidos los seguidos en contra de los sindicalistas referidos, como el del proceso judicial contra el Sr. Carlos Reyes Consuegra.

Además, el Comité pide al Gobierno que le informe sobre el ejercicio del derecho de huelga en la práctica, incluido en relación a toda discriminación o perjuicio en el empleo que hayan podido sufrir los trabajadores cubanos por el ejercicio pacífico de dicho derecho.

Efecto dominó

Otra vez, la decisión tomada por el Comité de Libertad Sindical y el Consejo de Administración de la OIT, no pasó inadvertido. El Partido Popular de España (PP) pidió este jueves al Consejo de Europa que reactive una moción sobre la libertad sindical y los derechos de los trabajadores en Cuba, presentada en 2016 y que aún no ha sido debatida.

Según publicó Martí noticas el pasado jueves, los conservadores españoles retomaron la petición tras conocer que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha exigido a La Habana el reconocimiento de los sindicatos independientes y el derecho a huelga, así como investigar y sancionar la represión y los actos discriminatorios contra los activistas en Cuba

De acuerdo con el diputado hispanocubano Teófilo de Luis, del opositor PP, la moción fue presentada ante el Consejo de Europa en 2016, con el consenso mayoritario del Congreso español, incluyendo a los socialistas y a los nacionalistas vascos y catalanes, hecho que demuestra la unidad de criterios sobre el tema de las violaciones de los derechos sindicales y laborales en Cuba, no obstante a la diversidad ideológica de los promotores de la moción.

“Resulta sorprendente la no tramitación de la iniciativa por parte del Consejo de Europa, cuando las instituciones europeas sí están tomando medidas con otros países como Venezuela”, reclamó De Luis en declaraciones a Radio Martí, como una crítica directa al carácter selectivo a la hora de exigir sanciones a diversos comisores de un similar delito.

Este señalamiento formulado por el diputado del PP español sobre la inmoral impunidad de que aún gozan las autoridades públicas cubanas, gestoras y manipuladoras del papel de marioneta anti libertad sindical que la oficialista y única permitida Central de Trabajadores Cubanos (CTC), escenifica en la Isla en contra de los intereses de la clase trabajadora, tal vez encuentre eco y sacuda conciencias en diferentes gremios y factores de otras latitudes.

Quiénes reconocen a la ASIC

No obstante a la insistencia de las autoridades cubanas en desconocer la existencia de la Asic, así como en descalificar a sus líderes y activistas, muchas federaciones, sindicatos y confederaciones internacionales han hecho suya la causa de un movimiento sindical que, como el cubano, es víctima de todo tipo de discriminaciones, represión e injerencia por parte del Estado, que ni aun así ha logrado desmovilizarlo pese a reprimirlo hace décadas.

Entre las organizaciones gremiales que han reconocido a la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) se encuentran la Confederación Francesa Democrática de Trabajadores (CFDT) y la Alianza Democrática Alternativa de Las Américas, integrada por más de 25 organizaciones obreras de 13 países de América Latina y el Caribe en representación de los intereses de 20 millones de trabajadores, actitud que visibiliza y premia tanto esfuerzo.

Es decir, que pese a las manipulaciones, descalificativo y silencio sobre su existencia que las autoridades cubanas emplean contra esta organización apegada a las resoluciones y normas que la OIT implementa para ser respetadas por las más de 190 naciones que la integran, la Asic hace oir su voz, pone sus presos y se gana el derecho al reconocimiento.

Se hace camino al andar

Como aseguran los versos del poeta español Antonio Machado, inmortalizados por el cantautor Juan Manuel Serrat: “Se hace camino al andar. Y esta es la principal cualidad que ha caracterizado a la Asic. Consciente de que una dictadura no cambia sus métodos de un día para otro por mucho que se lo exijan, paso a paso, golpe a golpe, continúa su labor.

De ahí que en el mismo escenario donde se conminara a las autoridades cubanas a poner fin a su política antisindical, Alejandro Sánchez Zaldívar, Vicesecretario General de la Asic, en representación del resto de sus integrantes, presentara una carta formal al Secretario General de la OIT, Sr Guy Ryder, con las denuncias de otros casos de violaciones y la implementación por parte de las autoridades cubanas de nuevos métodos represivos.

Según documenta la carta, a los habituales métodos de golpizas, detenciones, abandono en lugares apartados de la residencia del activista, cerco y registro de domicilios, decomiso de medios de trabajo como computadoras, celulares, USB; amenazas de cárcel o de muerte, falsas acusaciones y calumnias para dividirlos, ahora se le agrega la prohibición de salir del país a varios activistas, si no trabajan como delatores para la Seguridad del Estado Cubana

Entre los sindicalistas víctimas del chantaje y propuesta indecorosa de la SE se encuentra Alexis Gómez Rodríguez, a quien luego de varias detenciones arbitrarias de más de 24 horas cada una, durante las cuales sufriera tratos crueles y degradantes, se le propuso convertirse en informante de la policía política o de lo contrario nunca más saldría del país.

De igual forma, en medio de una detención arbitraria, el activista Charlie Encris Rodríguez Ledesma, Vice-presidente del Colegio de Pedagogos Independientes de Cuba (CPIC), fue conminado a trabajar como delator para la Seguridad del Estado. Según la carta, a otros activistas se les amenaza con no poder salir, o se les prohíbe asistir a diversos eventos y talleres sindicales sin que se les explique la razón por la que se viola su derecho a viajar.

A los activistas Víctor Manuel Domínguez, Aimée Cabrera y al propio Alejandro Sánchez unas veces sí y otras no se les ha permitido viajar sin que conozcan las causas de esta arbitraria decisión. Cartas dirigidas al Departamento de Atención a la Ciudadanía de la Fiscalía General de la República, sobre si esto es legal, aún no han recibido contestación.

La cuestión es que hay que seguir, aunque la impunidad y arrogancia conque actúa el régimen manipule la información presentada por la Asic, o se niegue a cumplir las peticiones que le ha hecho el Comité de Libertad Sindical y el Consejo de Administración de la OIT. Cuba, como en el cuento del Rey Desnudo, muestra a través de su vestimenta la desnudez de la represión oficial, no sólo visible para la mirada inocente de un niño, sino también para los denunciantes del movimiento sindical y para la comunidad internacional. (Vdominguezgarcía4@gmail.com)