Los trabajadores precarios empujados al límite por COVID-19

Debido a que muchos países establecen umbrales de elegibilidad para la seguridad social, muchos trabajadores se quedan sin protecciones adecuadas.

Janine Berg, Economista Senior de la OIT | Si eres un trabajador independiente, ¿quién paga tu baja por enfermedad? Si trabajas en una tienda minorista con un contrato de cero horas y la tienda cierra, ¿se te ha acabado la suerte?

La mayoría de los informes de los medios de comunicación sobre los efectos en el empleo de la pandemia COVID-19 se han centrado en la posibilidad de los despidos y las consecuencias financieras para los empleados. Se ha discutido menos lo que sucede con los trabajadores que no son oficialmente despedidos, pero cuyos contratos no se renuevan, cuyas horas se reducen a cero, o cuya agencia de empleo simplemente les dice que lo lamentan, que no hay más trabajo disponible. Dependiendo del país, es posible que el trabajador no esté cubierto por el seguro de desempleo u otras protecciones críticas, como la baja por enfermedad remunerada.

Durante los últimos decenios, en países de todo el mundo ha aumentado considerablemente el número de trabajadores temporales, trabajo a tiempo parcial, trabajo de agencias de empleo temporal y otras formas de trabajo subcontratado, así como nuevas formas de trabajo, como en la economía sumergida, en la que los trabajadores casi siempre se clasifican como autónomos.

Sin embargo, debido a que muchos países establecen umbrales de elegibilidad para la seguridad social -horas mínimas trabajadas semanalmente, ingresos mínimos, número mínimo de meses en el trabajo, número mínimo de períodos de cotización- muchos trabajadores se quedan sin protecciones adecuadas, lo que los pone en peligro. A medida que aumenta el número de trabajadores en diversos arreglos, la cobertura del seguro de desempleo se reduce, incluso en países con sistemas bien establecidos.

En el decenio de 1990, con el aumento de la diversidad de acuerdos de empleo, la OIT adoptó una serie de normas internacionales del trabajo para promover la igualdad de trato de los trabajadores a tiempo parcial, los trabajadores de agencias de empleo y los trabajadores a domicilio. El artículo 6 del Convenio sobre el trabajo a tiempo parcial de la OIT, 1994 (Nº 175), por ejemplo, establece que “los regímenes legales de seguridad social… se adaptarán de modo que los trabajadores a tiempo parcial gocen de condiciones equivalentes a las de los trabajadores a tiempo completo comparables”. También establece que los países con umbrales establecidos deben hacerlos “revisar periódicamente”.

Más recientemente, la Recomendación de la OIT sobre los suelos para la protección social, 2012 (Nº 202) dice que los países deben garantizar al menos un nivel básico de seguridad social a todos, y asegurar progresivamente niveles adecuados de protección al mayor número posible de personas, lo antes posible.

A la luz de la crisis de COVID-19, ahora es un buen momento para prestar atención a este consejo y reestructurar y reconstruir los sistemas que tenemos en marcha. Es evidente que todos los trabajadores -independientemente de sus acuerdos de empleo- deben poder acceder a la atención de la salud, permanecer en sus hogares cuando se sientan mal para no tener que presentarse en el trabajo por enfermedad, y beneficiarse del apoyo a los ingresos en caso de una reducción del tiempo de trabajo o una pérdida de empleo relacionada con la crisis.

En nuestro mundo tan diverso, necesitamos formas flexibles de trabajar, pero esta flexibilidad no debe ir en detrimento de las protecciones necesarias para los trabajadores. Esperemos que COVID-19 dé al mundo la llamada de atención que necesita.

Tags