Más de 8.000 cajas de mangos a punto de pudrirse en Santiago de Cuba

Las pérdidas de alimentos por problemas en la cadena productiva son muy frecuentes, generalmente porque no son recogidos ni distribuidos a tiempo.

DDC | Santiago de Cuba En medio de una crisis económica marcada por la escasez de alimentos los dirigentes de Santiago de Cuba “trazan estrategias” para salvar 8.000 cajas de mangos “que corren riesgo de perderse de no trabajarse con celeridad y eficiencia”, señala el medio provincial Sierra Maestra.

En la reunión del Consejo de Defensa Provincial de Santiago de Cuba, presidido por el primer secretario del Partido Comunista Lázaro Expósito y por la gobernadora de la provincia Beatriz Johnson Urrutia se debatió sobre “la extracción, transporte, procesamiento industrial y venta a la población de mango, pulpas, mermeladas, cremas y néctares”.

Sobre la posibilidad de que se desperdicien estas frutas Johnson Urrutia declaró que “es necesario que los santiagueros tengan los mangos en sus casas, a su disposición para hacer jugos para los niños, para hacer tajada, dulces, mermeladas… el mango no se puede perder en los campos porque es comida y el pueblo lo necesita”.

Expósito Canto por su parte señaló que “es necesario mover el pensamiento, buscar alternativas para la comercialización de los mangos”.

“Beneficiarlos, envasar en cajas de cartón, en bolsas plásticas diversificar la presentación para hacerlo atractivo y funcional a los clientes… aprovechar el mango porque es comida hecha, lista para comer y saludable”, añadió.

Las pérdidas de alimentos en la Isla por problemas en la cadena productiva son muy frecuentes. Recientemente un campesino de Jagüey Grande, Matanzas, denunció la pérdida de 150 quintales de piña “por culpa del mal trabajo y la corrupción de muchos dirigentes”.

También en el mes de junio un periodista oficialista denunció la existencia de miles de kilogramos de mangos pudriéndose en campos de Las Tunas mientras los productores aguardaban porque un camión los trasladase a los puestos de ventas.

El mencionado suceso terminó con al menos 50 cajas de los frutos desperdiciadas.

Uno de los principales responsables de estas pérdidas es el mecanismo de Acopio, por el que cada año se pudren miles de toneladas de productos agrícolas fundamentales en la dieta básica cubana, generalmente porque no son recogidos ni distribuidos a tiempo.

El destacado agrónomo cubano Fernando Funes-Monzote ha afirmado en numerosas ocasiones que “la agricultura cubana no necesita producir más alimentos”, porque “el 50% de lo que hoy se cultiva se pierde antes de llegar al consumidor”.