Sitio oficial del Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba

Enero 8, 2009

¡Voy a invertir en tierras y caballos!

Reinaldo Cosano Alén, Sindical Press

LA HABANA, Cuba - Enero (www.cubanet.org) - La fortuna de Manso Contrera, depositada en un banco londinense hace más de dos siglos e incrementada por los intereses, asciende a no menos de mil millones de dólares, según los comentarios de un ciudadano español llegado hace un buen tiempo a Cuba para localizar a los parientes, familiares por línea directa, del Manso Contrera de esta historia.

La breve estancia del español, al parecer, no dejó nada claro, pero desató un torbellino que mantiene en suspenso a muchas familias cubanas, aspirantes a participar de la millonaria piñata. Como para calentar más el horno del tesoro, se dice que el banco británico reclama la presencia en Londres de los herederos para darle camino a la herencia, que continúa engordando.

Los herederos son innumerables. Basta poseer, aunque vengan del tiempo de la corneta, algunos genes Manso Contrera. Sólo en el Liceo Náutico de Guanabo, al este de la capital, se congregaron alrededor de mil supuestos herederos, que llegaron de toda la isla convocados a la carrera para trazar una estrategia común con el propósito de recuperar y distribuir la plata que supuestamente se congela en las bóvedas del banco inglés.

El encuentro tuvo un buen efecto colateral: familiares lejanos y cercanos, desconocidos de siempre, se fundieron en un abrazo. Todo, en nombre del vil metal trastocado en papeles.

El encuentro en el Liceo, y otros efectuados en la provincia Villa Clara, han puesto un toque de esperanza y seriedad al asunto. Alejandro Pérez Manso, de 35 años, residente en la capital y presente en la cita guanabense, aclaró -aunque sin explicar mucho- que le tocaban no menos de un millón de libras esterlinas, con las que piensa “invertir en tierras en Gran Bretaña y en la cría de caballos de pura raza”.

Dignora Manso, por su parte, no está interesada en ir a Londres a buscar los centenes. Si puede negociará con la Corona y el gobierno de Cuba la mejor inversión para su dinero. Los hay que piensan en la oportunidad de irse de Cuba y vivir como millonarios en el extranjero.

Rodrigo Triana, cuya bisabuela lleva el apellido Contrera, según pudo averiguar, ha instruido a su hijo, también aspirante a bañarse en oro, que renuncie a su parte de la herencia si el dinero fue mal habido, como se afirma. “No quiero ni un centavo, ni que me hablen de esa fortuna que está maldita y sucia” –dijo, orgulloso.

Un periódico de la antigua provincia central de Cuba de finales del siglo XVIII refería que, ante los frecuentes asaltos y saqueos a los pueblos y haciendas de la costa norte del centro del país, la Corona española envió a Cuba al oidor y regidor especial Manso Contrera para que pusiera fin a las tropelías de corsarios y piratas.

Manso actuó en dirección contraria a los intereses reales, y aunque atacó a cuanto maleante asomaba la cabeza, algunas veces se hacía el sueco y negociaba con los cacos. Como un forajido más, el tal Manso extorsionaba a los ricos hacendados, amparado en su autoridad.

Enterado el hombre de que Madrid exigía su retorno a la metrópoli, y seguro de que sería juzgado a cielo abierto, cargó su nave con cuanto lingote de oro y plata encontró en su camino, y puso pies en polvorosa, dejando mar por medio, hacia la pérfida y astuta Albión, donde fue recibido a cuerpo de rey debido a la permanente enemistad entre España y Gran Bretaña.

Los cazadores de fortuna actuales afirman haber encontrado sólidas evidencias de la existencia del dinero en los archivos de las iglesias de la provincia Villa Clara y en el convento de San Francisco, en la capital cubana.

Familiares de dos hermanos, llamados Fernando y Angel, lo mismo que otros ciudadanos, fueron citados a la notaría provincial de Santa Clara para firmar la documentación de parentesco. Ochenta personas, bolígrafo en mano, dispuestas a lo que fuera, provocaron el comentario de Angel: “Sea realidad o ficción la herencia, hay algo positivo en este brete: ha permitido que nos encontremos un montón de familiares lejanos”.

También con fantasías se construye la identidad de una nación.

cosanoalen@yahoo.com

IMPRIMIR