Sitio oficial del Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba

Junio 18, 2009

El primer rascacielos de La Habana

Reinaldo Cosano Alén, Sindical Press

LA HABANA, Cuba - Junio (www.cubasindical.org) - El edificio de apartamentos López Serrano, en 13 y L, El Vedado, está considerado el primer rascacielos que tuvo La Habana moderna y toda Cuba.

La estructura maciza de veinte plantas rematada por una torre tiene modesta semejanza con el Empire State de Nueva  York, con sus 443 metros de altura.

La sólida construcción, con mucho empleo de acero siguiendo la tecnología norteamericana, ha sido capaz de aguantar el paso del tiempo, la desidia, la falta de mantenimiento constructivo, conservando sus líneas originales de depurado art decó de excelencia.

Eduardo Chibás, líder del Partido Ortodoxo, ocupó por varios años un apartamento en el piso 14, durante la década de 1940. Allí formuló parte de su ideario político.

El edificio le debe su nombre a José Antonio López Serrano, hijo de José López Rodríguez, alias “Pote”, quien fue uno de los más grandes millonarios de Cuba.

“Pote” fue un galleguito aldeano analfabeto que arribó a Cuba a principios del pasado siglo en un buque con pasaje de cuarta, en alpargatas, con una mano delante y otra detrás, sin parientes ni amigos en la isla que lo ayudaran, pero con muchos deseos de trabajar y hacer fortuna bulléndole en la cabeza. Tenía 19 años.

“López había iniciado su legendaria fortuna en esta actividad de librería y editora y había logrado tras la instauración de la República (1902) monopolizar la impresión de documentos oficiales complejos tales como sellos de timbre,  bonos, acciones y billetes de banco que imprimía en su “La Casa del Timbre”, el cual contaba también con un taller para la producción de tintas de impresión''.(1)

“Había logrado desplazar desde 1911 al capital norteamericano, encabezado por los intereses de Morgan, del control del Banco Nacional de Cuba”.(2)

A la fortuna de “Pote”, heredada por la esposa e hijo, debe La Habana –entre otras muchas inversiones- su primer rascacielos.

“Pote” fue un caso singular, pero no excepcional, de inmigrante que pudo abrirse paso en una época de oportunidades.

(1) Jiménez Guillermo. Enciclopedia Económica de Cuba Republicana, Ediciones Universal, Miami, 2000. Tomo I, p.259
(2) Ibidem, Tomo I, p. 258

cosanoalen@yahoo.com

IMPRIMIR