Sitio oficial del Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba

Septiembre 26, 2010

De patitas en la calle

Reinaldo Cosano Alén, Sindical Press

LA HABANA, Cuba – Septiembre (www.cubasindical.org)  - “Hay médicos que están halándose los pelos porque les falta la enfermera y ya no tienen las auxiliares de enfermería”, expone Vivian Carbó, de 42 años, residente en Campo Florido, municipio Habana del Este, una de las auxiliares despedidas.

La visita a la joven doctora Madelín Mesa del Consultorio # 4 en Campo Florido sirvió para corroborar el aserto de Carbó. No tenía enfermera y se “halaba” los pelos al tener que asumir también esas funciones.

De paso constatamos el penoso deterioro constructivo del consultorio y las malas condiciones para el desempeño de su profesión.

Elia Moreno, del Buró provincial del Partido Comunista de Ciudad de La Habana, reconoció durante la XII sesión de la Asamblea provincial del Poder Popular “las insuficiencias en la atención primaria de salud y la falta de estabilidad y permanencia del médico y enfermera en los consultorios”.

El declive de la atención de salud se tensa con la desaparición de la categoría laboral Auxiliar de Enfermería en el país.

Sólo algunos de los más importantes hospitales mantienen Auxiliares de Enfermería, como es el Centro de Cardiología y Cirugía Cardiovascular en el Vedado capitalino.

“Llevamos el peso del consultorio si falta la enfermera; y, de acuerdo a nuestras limitantes, si falta el médico, con curas menores de urgencia, tomar la presión arterial. Además de nuestro interés por aprender hemos concluido cursos de socorrismo, enfermería para casos de catástrofes o guerra, medicina natural tradicional y acupuntura. En nuestras funciones están tareas relacionadas con atención a niños, embarazadas, ancianos y todo, por un plumazo, se viene al piso”, afirma Carbó.

Mientras, Niurka, Miyorca, Lourdes, Isabel y las otras auxiliares de enfermería –hasta diez- bajo control del policlínico de Campo Florido, fueron citadas por la Dirección para comunicarles que quedaban definitivamente cesanteadas y sin reubicación laboral. “¡Imagínense qué sorpresa!, con familia que alimentar”, exclamó una de ellas.

“A algunas nos han hecho la propuesta de trabajo en el Hospital Psiquiátrico de La Habana, adonde tendríamos que ir por nuestra cuenta, unos cien kilómetros ida y vuelta diarios, con lo malo que está el transporte público y los gastos que trae aparejado. Hay hospitales un poco más cercanos, pero también demasiado lejos”, asegura Vivian.

Otra cesanteada declaró: “La Dirección Provincial del Ministerio de Salud Pública nos asegura que la plaza de Auxiliar de  Enfermera, o de Salud –como también la llaman-, no existe en el Código de Trabajo; que el ex ministro Balaguer ordenó eliminarla. ¿Cómo van a decirnos que la plaza no existe si han estado pagando salarios por casi cinco años en los consultorios de la isla? ¡Es un absurdo!”

“Y un abuso, una injusticia contra los auxiliares de enfermería. ¿De qué nos sirve ahora los estudios de medicina, los títulos, nuestra dedicación al trabajo?, pregunta Carbó.

La plaza Auxiliar de Enfermería es ocupada mayoritariamente por mujeres.

cosanoalen@yahoo.com

IMPRIMIR