“Nuestros derechos son violentados por presión del gobierno cubano”, denuncian médicos en Brasil

Un grupo de médicos extranjeros participa en un entrenamiento en la Universidad de Brasilia del programa Más Médicos. (EFE)

La decisión de desertar de decenas de médicos desencadenó amenazas contra ellos y acciones contra sus familiares en la isla.

Miami | Los cubanos que abandonaron el Programa Más Médicos en Brasil y buscan un trato similar al resto de los extranjeros contratados, chocan con la negativa del gobierno brasileño para retornar pese a recientes fallos judiciales.

La exportación de servicios profesionales es clave para Cuba. Cifras oficiales indican que el ingreso por concepto de estos servicios, principalmente de médicos, es de 11.543 millones de dólares anuales y supera al turismo.

El doctor holguinero Aliosky Ramírez Reyes, que es parte de decenas que pugnan por retornar al programa brasileño de forma individual, dijo a Radio Martí que el gobierno brasileño ha sucumbido “a presiones” de las autoridades cubanas.

Explicó que unos 10 médicos que consiguieron a través de la justicia retornar al programa con su salario íntegro, no han podido regresar porque el gobierno no les permite participar en la selección.

“Hasta que el gobierno brasileño acepte reconocer los derechos que tenemos como extranjeros en Brasil, la única vía de ejercer la medicina sería a través de reválida y fuera del Programa Más Médicos”, explicó Ramírez Reyes a la periodista Ivette Pacheco.

Este médico general integral dijo que su caso está en manos de un abogado y mientras tanto sobrevive por su cuenta.

“Me preparé para un momento como este y aquí logré montar un negocio propio y sustentarme hasta que consiga el paso definitivo que sería la reválida aquí dentro de Brasil y poder trabajar”, dijo sin ofrecer otros detalles.

“Lo que queremos es trabajar y que nuestras familias tengan un poco de bienestar en Cuba”, agregó.

Martí Noticias reportó este mes que están en proceso 154 casos de 194 médicos cubanos que han declarado ante la justicia lo que consideran un trato desigual.

Las acciones legales están dirigidas contra la OPS, intermediaria del convenio, la Unión Federal y el gobierno de Cuba.

Creado por la expresidenta Dilma Rousseff en el 2013, la versión cubana de Más Médicos fue criticada desde el principio.

A diferencia del resto de sus colegas extranjeros, unos 11.000 cubanos fueron contratados a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que sirvió de intermediario entre el gobierno comunista y el brasileño.

En virtud de ese trato, Brasil paga unos 4.433 dólares a la OPS, que a su vez retiene un 5% de comisión y remite el resto al gobierno cubano. Los cubanos apenas reciben 600 dólares mensuales y otros 645 les son depositados cada mes en una cuenta en Cuba.

Este esquema proporciona al gobierno cubano una ganancia de más de 3.000 dólares mensuales por cooperante.

“Decidimos tomar nuestras propias medidas. Raúl (Castro) dijo que las gratuidades en Cuba se acabaron, entonces nosotros no tenemos que trabajar gratis”, dijo Ramírez Reyes.

Demandar a Cuba es difícil

El médico que salió directo desde su anterior misión de dos años en Venezuela hacia Brasil, explicó que unos 200 colegas suyos se unieron después que acciones individuales no surtieron el esperado resultado.

“Unos 200 estamos organizándonos para juntos poder defender nuestros derechos que están siendo violentados con presión del gobierno cubano aquí en Brasil”, dijo.

“Demandar a Cuba es un poco difícil porque ellos tienen un tejido que es bien fuerte de romper”, aclaró.

Además dijo que tienen el apoyo de abogados para conformar una asociación de cubanos en Brasil, a la que podrían unirse otros, incluso que no son médicos que están entrando al país a través de la frontera.

Presión en Cuba

Ramírez Reyes dijo que la decisión de desertar desencadenó amenazas contra ellos y acciones contra sus familiares en la isla.

“Allá hay muchas formas de hacer represión, no solo físicamente, sino psicológicamente”, dijo.

“Todos los familiares de los médicos que decidimos quedarnos en Brasil fueron visitados por una comisión de la Unidad Central de Colaboración Médica, fueron informados de que nosotros éramos desertores, que habíamos traicionado a la patria y todo ese trabajo político ideológico que ellos saben realizar”, expresó.

Incluso dijo que a parientes del al menos cinco colegas suyos le retiraron el acceso a correo electrónico.

El Ministerio de Salud brasileño sostiene que los cubanos son funcionarios de la isla, donde tienen sus derechos y beneficios sociales garantizados, incluyendo un salario.

(Redactado por Rosa Tania Valdés con reporte de Ivette Pacheco)