Periodistas denuncian amenazas de la Seguridad del Estado para que dejen de informar

Un periodista cubano es amenazado con cárcel y represalias a su familia, mientras otro recibe una medida cautelar por “atentado”.

Miami | Idolidia Darias | En una nueva escalada represiva contra la prensa independiente en Cuba, el comunicador Carlos Alberto Torres Fleites fue amenazado este miércoles con ir a la cárcel por tratar de documentar agresiones contra de periodistas independientes en la provincia de Villa Clara, Cuba, mientras en la capital, Lázaro Yuri Valle compareció en una estación de Policía a rendir cuentas por un supuesto delito cometido durante la visita de Barack Obama a la isla.

Torres fue sometido a un interrogatorio por más de dos horas en la Unidad de Operaciones Policiales de Santa Clara. El reportero señaló que el “agente Ernesto” lo amenazó con represalias a su familia si continúa haciendo periodismo, y le advirtió que ya tenían elementos suficientes para encarcelarlo por 10 años, explicó.

El reportero calificó el interrogatorio de “muy desagradable”. Dijo que el agente usó ofensas y lo calificó de “mercenario” y “contrarrevolucionario“ por indagar sobre el caso de otros reporteros a los que las autoridades cubanas les impidieron salir al extranjero, a pesar de que cumplían los requisitos legales para viajar.

Torres cree que las autoridades no quieren que se investigue, ni se publique nada sobre el caso de Joan Manuel Núñez Díaz, Mayli Estévez y Carlos Alejandro Rodríguez, a quienes les negaron viajar a México hace varios días.

Uno de ellos, Rodríguez, decidió contar en una crónica publicada en el medio digital El Estornudo “cómo la policía política, y no las leyes cubanas, deciden quién puede salir del país y cuándo”.

El joven periodista relata las gestiones que hicieron ante las autoridades cubanas para conocer las razones de la negativa de viaje, y las respuestas que encontraron en cada caso.

 

“No viaja porque abre la boca, hace una mueca, mira a la cámara, levanta la mano, raya el papel, teclea una frase, entinta una cuartilla, y sacude la seguridad nacional”, finalizó la crónica de Rodríguez.