Protestan por acogida a dirigente de la CTC en sede de la mayor federación sindical de EEUU

Martí Noticias | “Víctor Lemagne Sánchez es el Secretario General del oficialista Sindicato Nacional de Trabajadores de Hotelería y Turismo”, un sector que “se caracteriza por relaciones laborales discriminatorias, opresivas y de acoso político y racial”, recuerdan la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) y el Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba (GIRSCC) en una carta de protesta dirigida al presidente de la principal federación sindical de EE.UU.

​En la misiva remitida a Richard Trumka, presidente de la American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations (AFL–CIO), los dirigentes de ambas organizaciones laborales cubanas, Iván Hernández Carrillo y Joel Brito, protestan por la acogida dispensada en la sede principal de la entidad en Washington D.C. al cuadro de la oficialista Central de Trabajadores de Cuba, CTC, organización a la que describen como “uno de los brazos operativos más importantes del Gobierno y el Partido Comunista de Cuba”.

Lemagne Sánchez venía realizando una gira por ciudades estadounidenses como Los Angeles, Nueva York, Chicago, Baltimore, y Washington, D.C., encaminada principalmente a diseminar la propaganda del gobierno sobre el escenario laboral cubano. Su recorrido fue en su mayor parte auspiciado por organizaciones sindicales filo-marxistas, pero el 10 de julio fue recibido en la sede de la AFL-CIO por el Vicepresidente Ejecutivo de esa federación, Tefere Gebre, y la Directora Internacional, Cathy Fiengold.

“Una visita que, hasta esa fecha, era a todas luces marginal y confinada a una serie de grupos de reconocida tendencia comunista y pro régimen, sin ninguna relevancia en la vida sindical y política de los Estados Unidos, fue institucionalizada y realzada por la reunión sostenida en la AFL-CIO en Washington”, lamentan Hernández y Brito.

La AFL-CIO está compuesta por 56 sindicatos nacionales e internacionales que representan a más de 12 millones de trabajadores activos y jubilados.

A continuación, la misiva de Hernández Carrillo y Brito al presidente de esa importante federación sindical estadounidense

La Habana-Miami, 20 de julio de 2017.

Richard Trumka

Presidente AFL-CIO

815,16tSt NW

Washington, DC 20006.

Estimado Presidente:

Le dirigimos la presente comunicación con el fin de expresarle nuestra decepción y sorpresa al constatar que el dirigente comunista cubano Víctor Lemagne Sánchez fue cordialmente recibido en la sede central de la AFL-CIO por el Vicepresidente Ejecutivo de esa federación, Tefere Gebre, y la Directora Internacional, Cathy Fiengold, el pasado 10 de julio de 2017.

Una visita que, hasta esa fecha, era a todas luces marginal y confinada a una serie de grupos de reconocida tendencia comunista y pro régimen, sin ninguna relevancia en la vida sindical y política de los Estados Unidos, fue institucionalizada y realzada por la reunión sostenida en la AFL-CIO en Washington.

Se le concedió así a esta maniobra propagandística una relevancia inmerecida e injusta, que estamos seguros no representa el sentimiento mayoritario de los trabajadores estadounidenses y sus organizaciones, ni los tradicionales principios de libertad, autonomía e independencia sindical que siempre han guiado a la AFL-CIO y la han convertido en baluarte del sindicalismo democrático mundial.

Como bien es de su conocimiento, la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) es unos de los brazos operativos más importantes del Gobierno y el Partido Comunista de Cuba. La relación de la CTC con el partido único es orgánica y subordinada. Es decir, es un instrumento de un Estado opresor que viola sistemáticamente los más básicos y fundamentales derechos humanos y laborales del pueblo y los trabajadores cubanos.

Víctor Lemagne Sánchez es un funcionario de ese régimen. En consecuencia, la AFL-CIO no recibió a un líder sindical, sino a un opresor coprotagónico de las violaciones más abiertas a los derechos fundamentales de los asalariados cubanos.

Deseamos pensar que este evento se debió a una política de puertas abiertas de la AFL-CIO, y no a un acto deliberado del Departamento Internacional y su Directora en apoyo a la dictadura castrista.

Debemos agregar que Lemagne Sánchez –además de ser miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular– es el Secretario General del oficialista Sindicato Nacional de Trabajadores de Hotelería y Turismo (SNTHT), instrumento que organiza a los trabajadores de la industria de hoteles y turismo de manera obligatoria y compulsiva.

Esta industria, la de mayor participación de capital extranjero, y mayor fuente perceptora de divisas, se caracteriza por relaciones laborales discriminatorias, opresivas y de acoso político y racial. El Convenio 111 sobre la discriminación (empleo y ocupación) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) –convenio considerado fundamental– es violado en todas sus partes y espíritu, abierta y cotidianamente. Se vinculan algunos empleos a la raza del trabajador aspirante y se selecciona, y supervisa a los trabajadores bajo estrictos y sectarios criterios políticos de fidelidad al régimen.

Draconianos reglamentos disciplinarios son impuestos para regular las relaciones y los contactos que los trabajadores puedan tener con los turistas extranjeros. Se vigila desde la más insignificante conversación hasta la aceptación de cualquier regalo, propina o reconocimiento del turista a un trabajador. Se castigan estas acciones con advertencias, retenciones ilegales de salarios, suspensiones, despidos e incluso la cárcel.

Nos permitimos las especificaciones anteriores para reafirmarle que el sindicato dirigido por el señor Lemagne Sánchez es instrumento principal de todos los abusos y las violaciones descritas.

La Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) dispone de numerosos casos documentados de estas ignominiosas violaciones, y nos colocamos a su disposición para transmitírselos.

Tenemos que afirmar, fraternal pero firmemente, que esta reunión realizada el pasado 10 de julio en la sede de la AFL-CIO constituyó un verdadero portazo en la cara de todos los activistas que luchan por la libertad sindical, la justicia social y la democracia en Cuba, los cuales cifran muchas de sus esperanzas en la solidaridad internacional que puedan ejercer organizaciones sindicales libres y democráticas como la que usted preside.

Nos preocupa enormemente que eventos como el aquí referido obstruyan el apoyo a que aspiramos y necesitamos con urgencia de la AFL-CIO para la Queja presentada por la ASIC ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT (caso No. 3271), sobre las violaciones al Convenio 87 cometidas por el Gobierno cubano.

Fraternalmente,

Joel Brito

Director, Grupo Internacional para la Responsabilidad Social Corporativa en Cuba (GIRSCC)

Iván Hernández Carrillo

Secretario General, Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC)