Rubio y Curbelo esperan que Trump restablezca el refugio para los médicos cubanos

DDC | Washington (www.diariodecuba.com) – Dos legisladores cubanoamericanos que han propuesto modificaciones a la Ley de Ajuste Cubano (de 1966) para frenar los abusos en su aplicación, criticaron este jueves la sorpresiva decisión del Gobierno de Barack Obama de eliminar la política “pies secos/ pies mojados” y el programa de refugio para médicos de la Isla enviados por el régimen a misiones en el exterior.

El senador Marco Rubio y el congresista Carlos Curbelo expresaron su esperanza de que el presidente electo, Donald Trump, restablezca el programa que favorecía a los profesionales de la salud, pero ninguno de los dos mencionó la misma posibilidad en el caso de la política “pies secos/ pies mojados”, adoptada por Washington en 1995 tras acuerdos con La Habana para frenar la llamada “Crisis de los Balseros”.

Esa política permitía a los cubanos que llegaban ilegalmente a Estados Unidos quedarse, pero los interceptados en el mar eran devueltos a la Isla. La decisión de la Administración Obama implica que ahora podrán ser deportados todos los cubanos que arriben al país sin visa.

Ley de Ajuste Cubano permite a los ciudadanos cubanos solicitar la residencia al año y un día después de llegar a Estados Unidos.

“Aunque he reconocido desde hace algún tiempo la necesitad de reformar la Ley de Ajuste Cubano, la explicación de la Administración Obama de que este cambio [la eliminación de ‘pies secos/ pies mojados’] es parte de la normalización con el régimen de Castro es absurda”, dijo Rubio en una declaración citada por el diario Washington Examiner.

“De hecho, es la fallida política de Obama hacia Cuba, combinada con el incremento de la represión del régimen de Castro, lo que ha provocado un incremento de la emigración desde 2014”, añadió Rubio, refiriéndose al anuncio del inicio de las negociaciones para la normalización de relaciones hecho por ambos gobiernos en diciembre de ese año.

Estados Unidos no puede permitir que los cubanos que llegan al país “escapando de la persecución política sean retornados sumariamente”, afirmó Rubio, según la agencia Reuters.

El senador por Florida expresó preocupación por la decisión de la Administración Obama de terminar también con el programa de asilo a profesionales de la salud cubanos que escapan de misiones en el exterior.

“Durante décadas el régimen de Castro ha forzado a miles de médicos a salir al extranjero como una herramienta de su política exterior. Esto es represión política”, escribió Rubio.

Soy optimista de que la Administración entrante de Trump revertirá esta parte de la orden ejecutiva y permitirá que los médicos pidan asilo en los consulados y embajadas de Estados Unidos”, dijo.

El Washington Examiner indicó que el senador hizo su declaración tras hablar con el vicepresidente electo, Mike Pence.

Por su parte, Carlos Curbelo, representante por Florida, coincidió en que la política de Obama hacia La Habana ha impulsado la emigración.

La decisión de levantar la política “pies secos/ pies mojados” una semana antes de que Trump asuma la Casa Blanca no sigue a preocupaciones en derechos humanos, tema que la Administración Obama deja sin resolver al abandonar el poder, dijo Curbelo en una declaración.

“En múltiples ocasiones exigí una solución a la Casa Blanca (sobre la crisis migratoria) y evidentemente han esperado hasta el último momento para actuar. Como ya es de costumbre, el Gobierno de Obama lo ha colaborado todo con la dictadura cubana y en ningún momento consultó al Congreso”, fustigó Curbelo.

“La política de este país hacia Cuba debe servir para avanzar los intereses de Estados Unidos y no debe ser coordinada con dictadores antiamericanos”, añadió.

Curbelo reiteró su idea de que, si bien la política migratoria de Estados Unidos hacia Cuba ha favorecido a muchas víctimas de la dictadura, también ha sido “objeto de abuso y fraude” y, sin proponérselo, ha favorecido “los intereses de los opresores del pueblo cubano”.

“Un cambio era inevitable”, dijo Curbelo. “En el Congreso seguiremos trabajando para reformar esta política con fin de apoyar a las víctimas de la persecución y de frenar todos los abusos contra la generosidad de Estados Unidos”, agregó.

En cuanto al Programa de Parole para Médicos Cubanos, consideró “muy lamentable” su cancelación.

“Se hizo por orden de la dictadura”, acusó. “Este programa servía para ofrecerle refugio a los galenos cubanos que son en efecto esclavos del régimen (…) Espero que la próxima Administración considere la posibilidad de restablecer este programa”, concluyó.