Trasladan a El Sexto a cárcel El Vivac bajo proceso de investigación

El Sexto durante una visita a Miami, el pasado febrero. (Alexandra Martínez / Miami New Times)

Su madre entregó este lunes en el tribunal provincia de La Habana un hábeas corpus a su favor.

Martinoticias.com – El artista disidente Danilo Maldonado fue trasladado al Centro de Clasificación de detenidos en La Habana conocido como El Vivac el domingo 4 de diciembre y permanecerá 60 días hábiles en ese lugar por estar “bajo investigación”, dijeron en Fiscalía a María Victoria Machado, madre del grafitero.

En el programa Cuba al Día, de Radio Martí, Machado explicó que entregó este lunes en el tribunal provincia de La Habana un hábeas corpus a favor de su hijo y luego se presentó en la estación de policía de Zapata C a esperar la respuesta de Fiscalía sobre la acusación que pesa contra el hijo.

El instructor dijo que permanecerá 60 días hábiles en ese lugar por estar “bajo investigación”, aunque fue acusado por el delito de “daños a la propiedad”, aclaró.

El artista de la gráfica fue detenido en su casa y acusado por “daños a la propiedad” luego de unas pintadas que realizó el sábado 26 de noviembre, tras anunciarse la muerte de Castro y hacer un comentario sobre ello, transmitido en vivo por la red social Facebook, desde la esquina de L y 23, en el barrio habanero de El Vedado.

El código penal cubano establece para ese tipo de delitos multas de $100 a $200 pesos, o pintar la pared donde se hicieron los grafitis, por eso su madre considera que en el caso del artista disidente no lo tratan de enjuiciar por eso, sino porque “el régimen no puede entender que alguien esté en contra del Estado y él lo está”, aseguró.

Machado enfatizó en que su hijo tuvo la oportunidad de expresarse contra ellos en ese momento, pero los del Gobierno no aceptan que nadie esté en contra. “No quieren aceptar que Fidel se murió, se fue”, enfatizó la mujer quien considera que las autoridades tratan de “condenar al hijo sin procesarlo”.

El artista se había negado a ingerir alimentos preparados en la estación policial donde lo mantuvieron hasta el domingo. En esa ocasión le dijo a su mamá que dejó de comer desde que estaba en la estación de policía de Guanabacoa, porque le pusieron somníferos en la comida, para que no gritara “Abajo Fidel” y “Abajo Raúl”.

La madre dijo estar preocupada, porque “él no come nada de esos lugares y hasta la próxima semana no tengo más visita”.

La pasada semana grupos como Amnistía Internacional y Human Rigths Watch exigieron la libertad del artista, a quien consideran prisionero de conciencia.