Una larga y costosa remodelación

La remodelación del Capitolio de La Habana se retrasa. En la foto el ala norte, ya finalizada y donde radica la Asamblea Nacional desde el año pasado. (Manuel Guerra, CS)

El Capitolio de La Habana fue construido entre 1926 y 1929. La actual remodelación ha llevado más tiempo que construirlo.

La Habana, Cuba | Manuel Guerra Pérez, Cuba Sindical Press | Habrá que esperar hasta 2019 para que el Capitolio vuelva abrir sus puertas. Varios plazos de terminación de las obras de una costosa remodelación ya han sido incumplidos, mientras que las labores de los trabajadores alemanes y cubanos continúan.

El grueso de las labores constructivas corre a cargo de la empresa alemana MD Projektmanagemant GmbH, conjuntamente con la empresa estatal Puerto Carenas y la Oficina del Historiador de la Ciudad de Eusebio Leal Spengler.

“Aparte de los especialistas alemanes, aquí trabajan jóvenes de la escuela de restauración de la Oficina del Historiador, personal de la empresa de la construcción y de cooperativas privadas. Esto origina diferentes salarios. El trabajo es intenso para todos”, comentó el jefe de una brigada de construcción, principal fuente para este reportaje y quien ofreció sus declaraciones bajo condición de anonimato.

“Muchos han sido despedidos por robo. La gente quiere llevarse cualquier cosa. La vigilancia aquí adentro es fuerte, pero los productos siguen desapareciendo” agregó.

Dentro del inmueble ya hay servicios de computación, alarmas de incendio, de seguridad y parte de las oficinas están climatizadas. Ahora se trabaja con el mármol en pisos y escaleras, también con el yeso en paredes y la madera fina.

“En estos momentos se está trabajando duro en la carpintería, impermeabilización de los techos, el montaje de las estructuras metálicas, el pulido de lámparas, candelabros y objetos de bronce, pintura y mantenimiento. La electricidad fue un problema hace dos años, pero eso ya está solucionado”, aseveró la fuente.

La mayoría de los materiales usados para estos fines son de importación, y son introducidos por la parte trasera del inmueble y bajo fuerte custodia policial.

“No sé cuándo terminará todo. Los trabajadores me han dicho que la cosa demora”, declaró un custodio que realiza su guardia en las afueras del inmueble.

En un reportaje transmitido recientemente en el programa Buenos Días de la televisión nacional, se conoció que la reapertura sería para el 2019. En la información no se brindaron detalles sobre las labores de remodelación, ni los motivos de la prórroga.

La única área completamente terminada es el ala norte, donde desde noviembre del 2016, radica la Asamblea Nacional (Parlamento). Este sitio se encuentra bajo el escrutinio de cámaras de seguridad y cuatro garitas con agentes de seguridad.

Declarado como Monumento Nacional en el año 2010, el Capitolio, similar al Capitolio de Washington, fue inaugurado el 20 de mayo de 1929 bajo la administración de Gerardo Machado. Por esa época fue sede de las dos cámaras del Congreso de la República de Cuba. Después que el régimen de Castro disolvió el Congreso en 1959, fue convertido en la sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de la Academia de Ciencias de Cuba. En noviembre del 2016 comenzó a radicar la sede de la Asamblea.

Posee el mayor espacio público del país, con una superficie 43 418 m cuadrados y su cúpula alcanza los 92 metros de altura. Bajo esta se encuentra la imponente Estatua de la República, tercera estatua más alta bajo techo del mundo.

El edificio, construido entre 1926 y 1929, ha sido objeto de varias reparaciones a lo largo de su historia. La actual remodelación, comenzada en el año 2012, ha llevado más tiempo que construirlo.

¿Podrán alguna vez los cubanos volver a entrar a esta emblemática obra que encierra tanta belleza e historia?