Dos semanas preso y aislado en el hospital Calixto García

Luis Manuel Otero Alcántara el pasado abril. (MSI)

El cerco policial alrededor ha impedido la entrada a sus allegados, incluida su novia, a quien se le ha prohibido acceder al hospital.

La Habana (Luz Escobar / 14ymedio) / El artista Luis Manuel Otero Alcántara cumple este lunes 15 días de ingreso forzoso en el hospital Calixto García de La Habana, sin libertad para comunicarse ni para recibir visitas. La suerte del activista sigue generando reclamos y denuncias de organismos internacionales.

El Movimiento San Isidro (MSI), que ha denunciado el aislamiento al que está sometido el artista, sigue a la espera de que el Ministerio de Salud Pública responda a la petición entregada el viernes por el poeta Amaury Pacheco para que la actriz Iris Ruiz pueda visitar a Alcántara en el hospital.

El documento señala que el artista permanece contra su voluntad en la sala Rubén Batista, que, según pudo comprobar este diario, se encuentra rodeada de oficiales de la policía. “Sobre su integridad física y psicológica sabemos muy poco, ya que se le mantiene incomunicado”, subraya el MSI a través de sus redes sociales.

Además, agregan que a través de los familiares que pueden realizar la visita no se ha podido tener detalles sobre el tratamiento médico aplicado al artista. Una tía de Alcántara declaró a 14ymedio que la última vez que lo pudieron visitar fue “hace tres o cuatro días”.

El cerco policial alrededor del hospital ha impedido la entrada a sus allegados, incluida su novia, a quien en dos oportunidades se le ha prohibido acceder a las instalaciones. Otros que lo han intentado han sido detenidos, como es el caso de Adrián Coroneaux, arrestado el pasado 4 de mayo.

En estas dos semanas, tanto en redes sociales como en la televisión, el Gobierno ha hecho circular videos del artista en el Calixto García acompañado de Ifrán Martínez Gálvez, vicedirector quirúrgico del hospital.

Alcántara fue sacado de su casa a la fuerza el pasado 2 de mayo mientras hacía una huelga de hambre y sed en protesta por el acoso al que lo tiene sometido la Seguridad del Estado.

Agentes de la policía política habían allanado su casa y robado varias obras de arte que colgaban de las paredes de su casa, sede del MSI. El artista pedía, con su huelga, que cesara el cerco que le prohibía salir a la calle, así como la devolución de sus obras o una indemnización por las que fueron destruidas.

Cuando se lo llevaron al Calixto García, un tío del artista, Enix Berrio, explicó a 14ymedio que no avisaron a ningún familiar para trasladarlo al hospital, y que la hermana de Otero Alcántara se sorprendió al llegar a Damas 955 y encontrar “un nuevo candado en la puerta y una tranca”.