EEUU alista restricciones de visa contra “responsables” de misiones médicas cubanas

“El gobierno cubano recurre a prácticas laborales de explotación y coerción … por medio de su programa de misiones médicas al extranjero”.

Redacción Radio Televisión Martí | El gobierno de Estados Unidos impuso restricciones de visas a funcionarios cubanos “responsables de prácticas coercitivas” en el envío de misiones médicas a otros países, pero hasta el viernes no había revelado nombres ni las medidas específicas que aplicará en este caso.

En su nota oficial anunciando las sanciones, el Secretario de Estado Mike Pompeo dice que las restricciones de visas se implementan en virtud de la Sección 212(a)(3)(C) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, y que podrían incluir familiares cercanos de los funcionarios afectados.

“El gobierno cubano recurre a prácticas laborales de explotación y coerción mientras gana dinero a costa de sus ciudadanos, por medio de su programa de misiones médicas al extranjero”, indica Pompeo en el anuncio oficial. “Estas prácticas incluyen trabajar largas jornadas, el alojamiento en áreas inseguras y obligar a profesionales de la medicina cubanos a promover la agenda política del régimen”.

En su reporte sobre tráfico de personas correspondiente a 2019, Estados Unidos rebajó a 3 la categoría de Cuba en la lucha contra el tráfico humano argumentando que el régimen de La Habana no respondió a denuncias de trabajos forzados en las misiones médicas cubanas en el extranjero, pese a las alegaciones de que autoridades de la isla amenazaron y dictaron medidas coercitivas para que algunos participantes se mantuvieran en el programa.

El informe señaló, entre otros problemas, que el gobierno cubano “no informa a los participantes sobre los términos de sus contratos, lo que los hace más vulnerables al trabajo forzoso”.

En enero pasado, los senadores cubanoamericanos Marco Rubio, republicano de la Florida, y Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, presentaron una resolución bipartidista que condenaba al régimen de La Habana por esas mismas razones y pedía restaurar el programa Cuban Medical Professionals Parole (CMPP), gracias al cual los médicos cubanos recibían refugio en Estados Unidos cuando escapaban de misiones en el exterior.

El CMPP estuvo en vigor seis años después que lo aprobara el presidente George W. Bush en agosto de 2006 y lo cancelara el presidente Barack Obama el 12 de enero de 2016, dos meses antes de visitar la isla.

“Es indignante, aunque no sorprendente, que la dictadura cubana continúe manipulando a los médicos para enriquecerse”, dijo Rubio. “Mientras que el régimen cubano continúa enriqueciéndose con estas ‘misiones médicas’, el Senador Menéndez y yo presentamos una resolución afirmando que estas misiones constituyen una forma moderna de trata de personas”.

Un profesor de la Universidad de Georgetown en Washington D.C., Héctor Schamis, denunció en marzo que los editores del diario español El País habían cancelado sus columnas después que publicara un artículo de opinión sobre las condiciones en que trabajaban los médicos cubanos en las “misiones”. Schamis llevaba cinco años como columnista del periódico.

En enero, Javier Larrondo, representante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) anunció ante la Unión Europea que el Proyecto Zayas, dirigido por Blas Jesús Imbroda, presidente del Colegio de Abogados, se preparaba para presentar ante la Comisión Penal Internacional de La Haya testimonios de médicos y otros profesionales cubanos que han sido explotados por el régimen en las misiones en el extranjero.