El poder amordaza, la prensa independiente responde

Héctor Valdés Cocho se toma una foto amordazado y con las manos atadas. (Facebook)

“Hace unos años, cuando estábamos ante un policía, siempre decíamos que el ejercicio del periodismo no estaba regulado en Cuba”

Redacción Radio Televisión Martí | Nunca estuvo permitido, y ahora aparece en una lista negra de ocupaciones que tienen vedado el sector privado en Cuba; el periodismo que no guarda vínculos con el poder, el independiente, vuelve a enfrentar el reto de la ilegalidad, pero no se rinde.

La medida ha tenido una respuesta inmediata en las redes sociales. Las voces firmes de los verdaderos protagonistas de la información en la isla se levantan, esta vez, en autodefensión.

“El primer condenado de la enumeración es el periodismo, ese aguijón que desde hace años ha puesto en jaque el monopolio estatal sobre la difusión de noticias, destapando innumerables sucesos que el oficialismo hubiera querido barrer bajo la alfombra”, escribió en Twitter la directora del diario independiente 14ymedio, Yoani Sánchez.

Para ella, asegura, la medida no es nueva.

“Y seguiré haciendo periodismo independiente… cuando empecé estaba prohibido… ahora está prohibido… mañana parece que estará más prohibido… lo único que no cambia es mi resolución de informar, contar y reportar. No me fui, no me voy, no me iré”, advirtió.

De “alegal” a ilegal

“Recuerdo que, hace unos años, cuando los periodistas independientes estábamos ante un policía, siempre decíamos que el ejercicio del periodismo no estaba regulado en Cuba, que era alegal. O sea, que no estaba permitido, pero tampoco estaba prohibido. Y eso era como un escudo que teníamos”, dijo a Radio Martí Maykel González Vivero, director del medio independiente “Tremenda Nota”.

Pero ahora, subraya González Vivero, “el gobierno está institucionalizando sus fronteras y, por supuesto, el periodismo es una actividad que no van a dejar de controlar. El día que renuncien a intentan controlar el periodismo, ese día, pues, será un poco el fin del sistema tal y como lo conocimos”, concluyó.

Para el escritor y periodista Noel Alonso Ginoris, la medida es una injustica, redactada por manos indolentes.

“Oye, que están cerrando los muros. Esto se llama asfixia. Nos están diciendo: recoge y vete. ¿Cómo vive hoy un editor freelance? ¿o un periodista? ¿o un escritor? (…) Este país está muriendo”, escribió indignado en su cuenta de Facebook.