Estados Unidos aprueba el mayor estímulo de la historia ante coronavirus

Un “crucial salvavidas” para trabajadores y pequeñas empresas, mientras el país registra una cifra récord de 3,3 millones de desempleados.

“Nuestra nación enfrenta una emergencia económica y de salud de proporciones históricas debido a la pandemia del coronavirus, la peor en más de 100 años”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes y líder de la mayoría demócrata, Nancy Pelosi, poco antes de que el cuerpo aprobara la medida por amplia mayoría con el apoyo de los dos partidos. El país ha pasado a ser el epicentro global de la pandemia con 92.000 infecciones confirmadas.

“Estamos sentando las bases para una rápida recuperación económica”, dijo el máximo republicano de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, luego de que varios elogiaran la medida como un “crucial salvavidas” para los trabajadores y las pequeñas empresas. Una cifra récord de 3,3 millones de trabajadores pidieron la semana las ayudas al desempleo, dado el creciente número de empresas que están cerrando sus puertas.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó así este viernes (27.03.2020) en una votación a viva voz un paquete de estímulo fiscal de más de 2 billones de dólares (2.200.000 millones) para tratar de contener el impacto económico de la pandemia del coronavirus. El plan de estímulo, que representa alrededor de un 10% del producto interior bruto del país, ya recibió por unanimidad la luz verde del Senado la noche del miércoles, con lo que solo le restaba la firma del presidente estadounidense, Donald Trump, que ya ha indicado que la suscribirá en cuanto llegue a su mesa y así ha hecho, pocas horas después de la aprobación en la Cámara Baja.

“Quiero agradecer a los demócratas y republicanos por unirse y poner a Estados Unidos primero”, dijo el presidente en la Despacho Oval, poco antes de firmar la iniciativa.

Medidas inmediatas

La legislación incluye una partida de cerca de 250.000 millones de dólares que se reservarán para efectuar pagos directos a individuos y familias de 1.200 dólares para quienes tengan una renta de menos de 75.000 dólares al año más 500 dólares por cada menor de 17 años. Asimismo, se disponen 350.000 millones en préstamos para pequeñas empresas y otros 250.000 millones para ampliar los beneficios por seguro de desempleo.

También otorga 150.000 millones de dólares para el apoyo a las autoridades locales y estatales, y otros 130.000 millones para reforzar el sistema sanitario, que en algunos lugares, como el estado de Nueva York, comienza a estar saturado. Uno de los elementos más controvertidos ha sido el fondo de 500.000 millones en préstamos para empresas en dificultades, como los sectores de las aerolíneas, el hotelero o el de los cruceros.

Tras la oposición de los demócratas a que lo controlara únicamente el Tesoro, finalmente estará sujeto a la supervisión de un inspector independiente y conlleva condiciones como limitar el salario de los ejecutivos, así como la prohibición de que se usen los fondos de rescate para la recompra de acciones.

Plan histórico

El Congreso, aunque no aprobó el plan con la unanimidad del Senado, se mostró muy concienciado del peligro del coronavirus. De hecho, el diputado Joe Cunningham se convirtió en el cuarto miembro de la cámara en anunciar que había sido diagnosticado con COVID-19.

El paquete de estímulo fiscal es el triple del puesto en práctica en 2009 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700.000 millones de dólares. El Plan Marshall, para la reconstrucción de Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, fue de más de 12.000 millones de dólares, equivalente a unos actuales más de 300.000 millones de dólares.

lgc (efe/afp/ap)D