La Sociedad Interamericana de Prensa tilda de ‘burla’ la supuesta apertura del sector privado en Cuba

‘Profundiza la censura que el régimen viene ejerciendo sobre la libertad de prensa en sus 62 años de dictadura’, denuncia.

La Habana | DDC – La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) calificó de “burla contra las libertades de prensa y de expresión” varias de las nuevas medidas de la supuesta apertura económica emprendida por el Gobierno de Cuba, mientras “mantiene prohibida la acción de la prensa independiente“, reportó EFE.

La Habana dio luz verde a varias actividades económicas privadas, pero las agencias de noticias, la producción audiovisual y telecomunicaciones inalámbricas, entre otras actividades del entretenimiento, continúan prohibidas, recordó la organización, con sede en Miami.

“Es una nueva burla contra el periodismo independiente, el que ya viene siendo coartado por leyes y decretos mordaza que incluso permiten que los periodistas sean encarcelados arbitrariamente”, denunció en un comunicado Jorge Canahuati, presidente de la entidad.

El directivo, también presidente del grupo hondureño Opsa, lamentó que el régimen siga haciendo valer el artículo 53 de la Constitución, que señala al Estado socialista y sus funcionarios, y no a los ciudadanos, como los dueños y depositarios de las libertades.

El pasado 6 de febrero, el Gobierno cubano eliminó la lista de actividades permitidas en el sector privado y dejó limitadas o vedadas 124 ocupaciones profesionales. Según las autoridades, ahora se podrán presentar proyectos más amplios no circunscritos a una sola actividad. 

Cuatro días después, el Ministerio cubano de Trabajo publicó la relación de los 124 empleos que seguirán prohibidos para los bautizados por el Gobierno como “cuentapropistas”.

Según el documento oficial, los considerados sectores estratégicos para el Estado cubano, como la salud, telecomunicaciones, energía, defensa y prensa permanecerán vetados para el sector privado, pese a la eliminación de la restrictiva lista de actividades a las que podían dedicarse hasta ahora los “trabajadores por cuenta propia”. 

En el comunicado de la SIP, Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la entidad, dijo que “esta nueva clasificación estatal anula la capacidad emprendedora de los ciudadanos”.

Jornet, director del diario La Voz del Interior, de Argentina, remarcó que la medida “profundiza la censura que el régimen viene ejerciendo sobre la libertad de prensa en sus 62 años de dictadura”.