Médico cubano se enfrenta a la maquinaria de la censura por críticas en Facebook

El neurocirujano cubano, Alexander Raúl Pupo Casas, fue expulsado de la residencia estudiantil en el hospital Ernesto Guevara de Las Tunas.

El médico holguinero dijo que mantendrá su postura hasta el final. Su única preocupación es “poder seguir ejerciendo su profesión”.

Redacción Radio Televisión Martí – Un médico de Holguín que se especializa en Neurocirugía en el hospital Ernesto Guevara de Las Tunas fue suspendido este jueves, expulsado de la residencia estudiantil, y tendrá que esperar en su provincia una decisión sobre su permanencia en ese centro médico, en represalia por criticar en Facebook las condiciones de trabajo de los galenos en la isla y la situación en general del sistema de salud cubano.

Alexander Raúl Pupo Casas explicó en entrevista con el periodista Tomás Cardoso, en el programa Cuba al Día, de Radio Martí, que utiliza su perfil de Facebook para manifestar “lo que me preocupa, las cosas que me molestan, que veo a diario en la sociedad; (…) nunca lo hice por obtener ningún beneficio político, solamente critico lo que está mal hecho”.

En post del 12 de agosto, el galeno escribió: “Qué desgracia la del médico cubano trabajador, ese al que ellos dicen proteger y que hoy trabaja de sol a sol, sabiendo que ni matándose podrá adquirir el dinero suficiente para pasar el mes sin preocupaciones, que a diario pelea contra la muerte, y su salario no le da ni para comer decentemente (…)”.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falexanderraul.pupocasas%2Fposts%2F1130707327325474&show_text=true&width=552&height=685&appId Pupo Casas dijo estar triste por ser juzgado por lo que piensa y no por su desempeño médico, que ha sido bueno hasta el momento. “Jamás he tenido una queja de un paciente, y he atendido a muchos”, recalcó.

“El Artículo 54 de la Constitución me ampara, y no entiendo por qué violan de esa manera lo que está escrito en la Carta Magna”, señaló el galeno.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falexanderraul.pupocasas%2Fposts%2F1150658205330386&show_text=true&width=552&height=705&appId La maquinaria de la censura se activó la pasada semana cuando su jefa, la doctora Lissette Ponce de León, especialista en Neurocirugía del hospital Ernesto Guevara, de Las Tunas, donde el galeno labora desde hace dos meses, le envió una solicitud de amistad en Facebook.

“Le acepto la solicitud y ella, parece que al leer las publicaciones que tengo, se enojó, y me hizo una publicación en la que me llamaba a la reflexión, decía que esos no son los principios de un revolucionario, y yo le expliqué que ser revolucionario es tratar de mantener a la sociedad en un constante cambio, que estancarse no es hacer revolución”, explicó Pupo Casas.

En respuesta, el joven médico le dijo a Ponce de León que si sus publicaciones la molestaban la bloquearía de sus contactos, y ella “me hizo firmar una carta de advertencia de que si seguía publicando podía perder la especialidad e, incluso, podía tener problemas en la vida personal”.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falexanderraul.pupocasas%2Fposts%2F1157047338024806&show_text=true&width=552&height=497&appId El médico hizo entonces la denuncia en Facebook y, el lunes, cuando entró a la sala, su jefa le dijo que tenía que retirarse del servicio y dirigirse a la dirección del hospital para ser reubicado en otra posición “hasta que la comisión dictara mi sentencia”.

Pupo Casas quedó suspendido de su cargo como médico residente. Según explicó, una comisión legal debe investigar a fondo su situación antes de emitir una sentencia sobre el caso. Mientras, el médico desconoce lo que sucederá con su trabajo. Este jueves acudió al hospital en busca de una respuesta, pero no había recibido ninguna tras más de tres horas de espera.

“Pienso que mi mayor delito ha sido decir la verdad (…) Cuando alguien se me enfrenta en las redes sociales casi siempre voy al privado y converso con esa persona y trato de hacerle entender que cada publicación que hago se basa solamente en la verdad. Yo no publico mentiras (…), no difamo sobre nadie”, aseguró.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Falexanderraul.pupocasas%2Fposts%2F1139530249776515&show_text=true&width=552&height=683&appId El médico holguinero dijo que mantendrá su postura hasta el final. Su única preocupación es “poder seguir ejerciendo su profesión”, pero aclaró: “mi libertad no la negocio, bajo ningún criterio”.

Añadió que si para ser libre tiene que decir mentiras está dispuesto hasta ir a prisión.

Pupo Casas dijo que sus colegas lo apoyan, pero temen expresarlo porque podrían correr su misma suerte.

En horas de la tarde, tras salir al aire su entrevista con Cardoso, el doctor envió un mensaje al reportero comunicándole que habia sido expulsado de la residencia estudiantil, y debía abandonar el lugar en una hora y retornar a Holguín, su lugar de residencia, a la espera de una decisión sobre su caso.

El régimen cubano censura y castiga con expulsión laboral, elevadas multas y hasta encarcelamiento a quienes se atreven a expresar opiniones críticas o contrarias a sus doctrinas o manejos de gobierno, incluidos opositores, periodistas independientes, artistas o cualquier ciudadano que disienta de la política oficial.

(A partir de una entrevista de Tomás Cardoso para Radio Martí)