Organización Internacional del Trabajo: el régimen cubano ‘viola la libertad sindical’

El Consejo de Administración de la OIT, durante su 341.ª reunión, en Ginebra, 24 marzo de 2021.(OIT)

La entidad internacional exige a La Habana reconocer y permitir el libre funcionamiento de la Asociación Sindical Independiente de Cuba

Ginebra | DDC – La Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó un informe del Comité de Libertad Sindical (CLS) concerniente a la denuncia de la Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC) contra el Gobierno de la Isla por ejercer la violación al derecho fundamental a la libertad de asociación, de representación y de negociación colectiva.

El Consejo de Administración, máximo organismo de dirección de la organización global, a la que La Habana pertenece, aceptó por abrumadora mayoría el informe del CLS, que recoge la prohibición ejercida por el régimen cubano al sindicalismo independiente en la Isla, a cuyos activistas persigue y reprime.

El CLS indicó en su resolución sobre el caso, presentado ante esa entidad por vez primera en diciembre de 2016, que la ASIC ha alegado en diferentes ocasiones “ataques, actos de hostigamiento y persecución, agresiones y despidos a sindicalistas independientes, entre otros actos de discriminación e injerencia antisindical por parte de las autoridades públicas, así como reconocimiento oficial de una única central sindical controlada por el Estado e inexistencia de negociación colectiva y de reconocimiento del derecho de huelga”.

El régimen cubano envió siete respuestas a los pedidos de acción de la OIT. En cada caso, La Habana aseguró que las acusaciones en su contra “son falsas, carecen de fundamento y legitimidad (…) forman parte de las campañas de manipulación política para desacreditar a Cuba, organizadas y financiadas desde el exterior como parte de la agenda de cambio de régimen”.

Asimismo, en sus réplicas, el régimen cubano ha acusado a los activistas de la ASIC de cometer delitos comunes.

Sin embargo, el Comité recordó que la queja “concierne numerosos alegatos de ataques, hostigamientos, persecución, detenciones, agresiones y restricciones a la libre circulación de dirigentes y afiliados sindicales en el ejercicio de sus funciones por parte de las fuerzas de Seguridad del Estado”.

De manera que, al aprobar la queja de la ASIC, la entidad decidió recomendar a La Habana a garantizar el reconocimiento de esa organización, así como a permitir “su libre funcionamiento y ejercicio de actividades sindicales”.

También instó al régimen a enviar “sin más demora” copia de las sentencias penales condenatorias dictadas en contra de varios sindicalistas sometidos a persecución, así como a garantizar una investigación de las denuncias de “ataques y restricciones a las libertades públicas” que afectan a más de una decena de activistas.

Asimismo, la OIT llamó a La Habana a “que se abstenga de restringir indebidamente el derecho de los dirigentes y afiliados de la ASIC a organizar y ejercer libremente sus actividades sindicales, incluso cuando las mismas sean celebradas en el exterior del país”, por lo que pidió garantizarles “la libertad de movimiento necesaria en el territorio nacional para poder ejercer sus actividades sindicales sin injerencia de las autoridades”.

La OIT pidió también al régimen cubano hacerle llegar copia de las presuntas investigaciones realizadas a raíz de las denuncias de despidos en represalia contra los cubanos vinculados al sindicalismo independiente.

“El Comité espera firmemente que el Gobierno garantizará plenamente a los dirigentes de la ASIC adecuada protección contra todo acto de injerencia en sus actividades sindicales, inclusive en el contexto descrito por el Gobierno”, finaliza el informe.

Documento relacionado:
Reunión 341.ª del Consejo de Administración. Informes del Comité de Libertad Sindical