Pesos en lugar de dólares: una desgracia para los empleados cubanos de empresas extranjeras

El Hotel Iberostar Gran Hotel Packard, un lujoso hotel de 5 estrellas situado en el corazón de la Habana Vieja.

Con las nuevas medidas económicas del ordenamiento monetario, estos trabajadores perderán uno de los más importantes alicientes de su salario

La Habana, Cuba | 14ymedio – Los trabajadores cubanos empleados por empresas extranjeras perderán el aliciente que supone recibir parte de sus ingresos en dólares este enero, con la unificación monetaria, ya que pasarán a cobrar únicamente en pesos cubanos. Rodrigo Malmierca, ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, lo celebró este lunes en una emisión de la Mesa Redonda destinada a informar de la repercusión de la “tarea ordenamiento”, como la denomina el Gobierno.

Según Malmierca, la noticia es excelente para todos, puesto que el trabajador cobrará más en moneda nacional y a la empresa extranjera le saldrá más barato en divisas aunque pague un mejor salario. La duda es cuántos trabajadores en la Isla prefieren ganar mucha moneda nacional a un puñado de dólares, uno de los mayores incentivos para emplearse en una compañía extranjera.

“Supongamos que por el trabajador en cuestión se pagaba 500 dólares, los que se convertían por dos. Ahora, a lo mejor no van a ser 500 dólares, no van a ser dólares en definitiva, van a ser pesos cubanos. Y con menos dólares, quizás el trabajador va a recibir un salario mucho más atractivo para él. Esto significa que en materia de salario la inversión extranjera tendrá beneficios, pues podrá pagarle más a los trabajadores gastando menos divisas”, resumió Malmierca.

Actualmente, explicó el ministro, las empresas que funcionan fuera de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) tienen un convertidor: la parte extranjera paga en dólares al intermediario estatal, que abona dos pesos por cada dólar al trabajador. Ahora, el asalariado recibirá 24 pesos por cada dólar.

En cambio, para los trabajadores de la ZEDM la conversión se ha hecho hasta ahora de una manera diferente pues hace seis años se estableció un coeficiente de 10 pesos por cada dólar negociado para el pago de los empleados. Actualmente, dijo el ministro, hay más de 40.000 trabajadores en modalidades de inversión extranjera, un 0,8% del total.

Sin embargo, el funcionario no hizo alusión al llamado fondo de estimulación en divisas, que permitía al empleador extranjero otorgar un plus mensual en dólares a cada empleado, un añadido que se convirtió por años en la parte más atractiva de las entradas económicas que recibían por su trabajo.

En 2014, cuando se reestructuró el sistema de pago en los sectores mixtos de la economía cubana, se conservó la posibilidad que ofrecía la Ley 118 sobre la inversión extranjera de que las entidades tuvieran “un fondo de estimulación en CUC”, una situación que podría cambiar según se deriva de las declaraciones de Malmierca esta semana.

“Mi salario como chef está valuado en unos 600 dólares mensuales”, comenta a 14ymedio un trabajador de un importante hotel habanero de capital mixto que prefirió el anonimato. “Hasta ahora yo recibía 1.200 pesos o CUP a través de la empresa empleadora cubana y, además, tenía derecho a unos 350 dólares que me daba la parte española como estímulo”.

El chef teme que con la nueva conversión, y a pesar de que su salario formal superará los 14.000 pesos, la pérdida de su ingreso en divisas lo deje en una situación más desfavorable “Todo va a subir de precio y solo podré tener en mis manos pesos cubanos, lo cual me cierra el camino para comprar en las tiendas en divisas o cambiar mis dólares cuando suban de precio en el mercado negro”.

En su opinión “esto lo que va a traer es que ahora el inversionista tenga que pagar más porque va a tener que dar otro extra por debajo de la mesa”. Con la subida de los costos de la vida que se espera a partir de enero próximo “los empresarios extranjeros van a tener que estimular mejor a sus empleados porque sino les van a saquear los hoteles”.

Según el economista cubano afincado en España Elías Amor, los cambios anunciados por el Gobierno no parecen tampoco traer beneficios a las empresas, a pesar de que podrán pagar salarios más altos con menos divisas. “Malmierca debería saber que los salarios no aumentan a resultas de decisiones del Gobierno, sino de la productividad del trabajo, y con decisiones como las anunciadas en materia de salarios, están haciendo justo lo contrario”, asegura. “Los cambios adoptados además en una situación de inestabilidad económica por la pandemia, no traerán nada bueno”, agrega, y “las principales ventajas del salario en las empresas extranjeras llegan a su fin”.