Un traje y un nasobuco para una semana con enfermos de Covid-19: un médico cubano se contagia y lo denuncia

Aramis Martínez Hernández, doctor del Hospital Municipal de Cárdenas, describió en Facebook las condiciones en las que los sanitarios trabajan.

Matanzas | DDC – “Nos dieron el día que entramos a la sala un traje y un nasobuco para toda la semana de trabajo con casos sospechosos y positivos, exigimos y pedimos más sin respuesta”, denunció un doctor del Hospital Municipal de Cárdenas que está, junto a dos de sus colegas, contagiado de Covid-19.

Aramis Martínez Hernández describió en una larga publicación en su muro de Facebook las condiciones en que tanto él como el resto de los sanitarios trabajan en la instalación y se autoinculpó por permitir que con ellos se incumpliera “lo que está establecido por las normas internacionales de control de infecciones”.

“Existe una sola razón en Cárdenas: no se escucha de parte de los directivos, Gobierno, Partido, sindicato, los reclamos que hacemos. Razones tengo para demostrarlo”.

Según Martínez Hernández, cuando estuvo de “misión” en Arabia Saudita atendió durante ocho meses pacientes con Covid-19 “y jamás nos infectamos, porque se llevaban las medidas de protección e higiene y de seguridad al detalle, existían protocolos de control de infecciones, se preparaba a todo el personal, se le daba y se le exigía la utilización de los medios de protección. Esto no existe en nuestro hospital. Esa fue la primera irresponsabilidad, permitirlo”.

El doctor agregó a los protocolos incumplidos que él y el resto de los médicos convivieron día y noche con los enfermos durante una semana “en una sala sin un filtro dentro de ella, sin un filtro de paso para nuestro cuarto de descanso, pequeño y sin el distanciamiento correspondiente. Irresponsables por permitirlo”.

Según su testimonio, denunciaron esa situación a “nuestros directores y demás” para “recibir la misma respuesta ‘Ya lo vamos a resolver’. He ahí otra irresponsabilidad de mi parte. Permitirlo”.

Como resultado, los tres sanitarios contagiados están ahora “aislados y escuchando insultos y agresiones verbales. No sé si alguien del sindicato, del Partido, del Gobierno, de Salud Municipal, sabe de nosotros, porque no hemos recibido llamada alguna, solo de amistades y compañeros de trabajo que se preocupan y les hacen ver que somos irresponsables. Ya les expuse las causas”.

“Ojalá y llegue nuestro sentir a alguien de este planeta, la OMS, la OPS, la ONU. No sé, alguien, porque en nuestro país solo tenemos cuadros sordos a la verdad y defensores de la mentira. Soy otro médico que trata de decir la verdad aunque no sea escuchada”.

“Si la Covid nos lo permite, seguiré esperando respuesta de la queja que hice antes de salir de la sala el lunes en la mañana en la Dirección Provincial de Salud. Todavía en espera…”, finalizó su texto.

Curiosamente, hace justo un año el Hospital de Cárdenas fue declarado en cuarentena debido a un brote del nuevo coronavirus que en principio dio lugar al contagio de seis trabajadores del centro asistencial. Según las autoridades cubanas, en ese municipio hay casos de la variante de California del Covid-19, una de las mutaciones más contagiosas hoy circulando en la Isla.

No se trata este del primero ni del único caso de un sanitario que denuncia las condiciones inadecuadas de trabajo que enfrenta. Durante toda la pandemia en Cuba, numerosos profesionales de la salud y también cubanos testigos de cómo estos trabajan han denunciado la situación.

Semanas atrás, un grupo de médicos en Limonar, Matanzas, fueron aislados en una sala de rehabilitación de ese municipio sin las condiciones mínimas de higiene, tras pasar 14 días de trabajo con pacientes de Covid-19, según denunció Alina Bárbara López Hernández, coordinadora de ‘La Joven Cuba’.