Washington: la OPS debe explicar su función de intermediaria en Más Médicos

La contratación de servicios en Brasil se ocultó bajo un programa de “formación” para no pagar salarios a los médicos

DDC | El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, exigió explicaciones a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su papel de intermediaria en la “misión” Más Médicos desplegada por La Habana en Brasil bajo los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

“Quiero expresar las preocupaciones de EEUU sobre el papel de la OPS en la facilitación de trabajos forzados de doctores cubanos en Brasil. Debe explicar cómo se convirtió en intermediaria”, indicó Pompeo en una rueda de prensa este miércoles, según EFE.

Pompeo indicó que “presuntamente, más de 10.000” sanitarios cubanos habían sido enviados a Brasil dentro del programa Más Medicos para reforzar los equipos de salud en el país.

El secretario de Estado remarcó que quienes contratan “misiones” cubanas deberían pagarle directamente a los médicos y no al Gobierno de su país, pues aseguró que benefician al régimen cubano.

“Como lo hicimos con la OMS, la Administración del presidente Donald Trump exigirá la rendición de cuentas de todas las organizaciones internacionales de salud que dependen de los recursos de los contribuyentes estadounidenses”, agregó.

Trump anunció el pasado mes de mayo la retirada de EEUU de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras criticar la labor del organismo durante la pandemia del coronavirus.

Minutos después de las declaraciones de Pompeo, el canciller cubano Bruno Rodríguez ripostó en su perfil de la red social Twitter: “El secretario de Estado, exponente de la actual política exterior corrupta e inmoral de EEUU, reitera sus propósitos agresivos. Demuestra aislamiento al atacar a la OPS y a la cooperación médica de Cuba. Es una amenaza a la paz”.

En 2018, DIARIO DE CUBA reveló a través de la serie de reportajes “Programa Más Médicos: un pésimo negocio para los cubanos” (relacionados al pie), entre otros puntos, que la contratación de servicios médicos en Brasil se ocultó bajo un supuesto programa de “formación” para no tener que pagar salarios a los profesionales, y que las negociaciones se efectuaron de manera confidencial para evitar la reacción de la comunidad médica de Brasil.

También que el Gobierno cubano se quedó con más del 70% del salario de los médicos y el Gobierno brasileño estuvo de acuerdo con esto desde un inicio.

Los gobiernos de Cuba y Brasil usaron a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como intermediaria del convenio entre ambos países para esquivar dificultades políticas y jurídicas tales como el control del Congreso brasileño, demostró la investigación.

La OPS aceptó sumarse a última hora al esquema de triangulación “dispuesta a hacer los ajustes que fueran precisos”, y cobró el 5% de los pagos del Gobierno brasileño a la Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos.

La Habana y Brasilia pactaron además que los médicos que abandonaran el programa no pudieran ejercer como profesionales fuera de los marcos del acuerdo.

A través del acceso a cables diplomáticos entre La Habana y Brasilia, DIARIO DE CUBA reveló que la OPS fue incorporada a las negociaciones de Más Médicos en el último momento, y que la idea del programa no partió del Estado brasileño, como anunciaron sus autoridades, sino de La Habana, con el fin de sostener la maltrecha economía del régimen.

En 2019 la OPS pidió a un juez de EEUU desechar una orden judicial que allanó el camino para que tribunales en Miami abordaran una demanda de médicos cubanos exiliados en contra de esa organización internacional por conspirar con los gobiernos de Cuba y Brasil para facilitar una “red de tráfico humano” y “esclavitud”.

Decenas de miles de médicos y profesionales de la salud de la Isla participaron en el programa Más Medicos en Brasil, alrededor de 3.500 de los cuales viven actualmente en Estados Unidos, la mayoría —unos 1.500— en el sur de Florida. Los galenos demandantes participaron en el programa entre 2013 y 2017.

No obstante el pedido de la OPS, la Corte Suprema de Estados Unidos determinó que las organizaciones internacionales con base en Estados Unidos no tienen inmunidad absoluta y pueden ser demandadas en ciertos casos en tribunales estadounidenses.